Deberán estar detenidos 10 días y no podrán jugar 4 fechas como locales. La medida será apelada.

De Calrín

El juez de Control de la Justicia de Córdoba, José Torres, imputó con 10 días de arresto y les aplicó una sanción de cuatro partidos de local a varios jugadores de Racing de Córdoba por el escándalo en el Estadio Kempes cuando jugó frente a Talleres de esta misma provincia el 19 de octubre por la noche en el torneo Argentino A. El magistrado acusó a los futbolistas de desacato a la autoridad policial , porque al final del partido se tomaron a golpes de puños con los efectivos, los cuales trataron de preservar la integridad física del árbitro Darío Herrera. En tanto, aún no se expidió el Tribunal de Conducta de la Policía cordobesa, porque en las imágenes televisivas y fotográficas también se observa a varios policías golpear a los jugadores de Racing. El Consejo Federal de la AFA apenas sancionó con 4 fechas a Javier Liendo y César Gradito por el informe del árbitro.

Pablo Vílchez, Oscar Padua, César Gradito, Javier Liendo, Ariel Alarcón, Bruno Weisser, Leonel Penner y Hernán Fernández fueron notificados por el juez Torres que deberán cumplir 10 días de arresto y cuatro partidos de local cuando jugara Racing de Córdoba en la comisaría más cercana a su domicilio. Los abogados de los futbolistas apelaron la resolución judicial y por eso no quedó firme. Torres decidirá si acepta o rechaza el pedido.

Todo ocurrió cuando finalizó el cotejo en el Kempes, luego de que Talleres convirtiera el gol del triunfo en el quinto minuto adicional (Herrera había dado cuatro). Esto desató una batahola entre los jugadores y la policía, porque éstos custodiaban al árbitro. El saldo fue de cinco efectivos lastimados -el médico policial les dio 15 días para recuperarse- y dos detenidos, ayudantes del técnico Gustavo Coleoni. En esa ocasión, la fiscal del tercer turno, Dolores Romero Díaz imputó a Sergio Coleoni (ayudante del DT) y a Fernando Camors (entrenador de arqueros) por los delitos de resistencia a la autoridad (prevé una pena de 15 días a 1 año de prisión) y resistencia a la autoridad agravada (de 30 días a 2 años de prisión), todo excarcelable.

Los dos entrenadores estuvieron detenidos en una unidad carcelaria y luego de prestar declaración fueron dejados en libertad, aunque la causa continúa. Y la violencia y los escándalos nacen ahora de adentro hacía afuera. Como el pisotón de Camoranesi a Toranzo en Racing-Lanús o la gresca después de Instituto-Gimnasia de Jujuy.

Comments

comments