Papandreu hace una apuesta política para mantener a flote la economía helena; presión de Alemania y Francia en el G20

El primer ministro griego, Giorgos Papandreu, dijo este jueves que está dispuesto a retirar su proyecto de referendo, para garantizar el cumplimiento del plan europeo de rescate de Grecia, indicó un comunicado de su oficina.

“Aunque no vayamos a un referendo, que nunca fue un fin en sí mismo (…) saludo la posición del partido de oposición conservadora”, que se dijo dispuesto a ratificar en el Parlamento el acuerdo de rescate de Grecia adoptado por la zona euro el 27 de octubre, indicó Papandreu en un consejo de ministros, citado por el comunicado.

Papandreu, que enfrenta un creciente descontento dentro de su partido, el Pasok, acerca de la controvertida propuesta de referéndum sobre el plan de ayuda europeo, desmintió estar a punto de renunciar.

Papandreu hizo esa aclaración durante una reunión de gabinete convocada de emergencia en vísperas de un voto de confianza vital para su supervivencia al frente del Gobierno, convocada para este viernes en el Parlamento, donde algunos diputados amenazan con votar en contra, agregó la televisora estatal.

Esta mañana, Papandreu había perdido la mayoría absoluta en el Parlamento para afrontar una moción de confianza que se votará mañana, después de que dos diputadas socialistas anunciaran que no apoyarán al Ejecutivo.

Con un mensaje en Twitter fechado hoy y dirigido al presidente del Parlamento, Filipos Pechalnikos, la diputada Eva Kaili expresó su rechazo al referéndum sobre el plan de rescate propuesto por Papandreu y anunció que no apoyará al Gobierno en la moción.

Otra parlamentaria, Elena Panarito, anunció que, aunque no abandona el grupo socialista, no apoyará al gobierno, lo que supone que el primer ministro no tiene el apoyo necesario para superar la moción.

Con estas nuevas deserciones, el grupo del gubernamental Pasok se queda con 150 de los 300 escaños en el Parlamento de Atenas.

Además de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, también está previsto para hoy un encuentro del grupo parlamentario del Pasok.

Papandreu tenía previsto dirigirse hoy al Parlamento para pedir su apoyo, en la segunda jornada del debate sobre la moción de confianza.

El aumento de la oposición interna ha tenido como detonante la propuesta de Papandreu de una consulta popular sobre el plan de rescate diseñado por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que condona a Grecia la mitad de su deuda pero impone duras políticas de austeridad.

La oposición más llamativa a la consulta llegó del propio ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, que rechazó la idea de un referéndum que pueda poner en cuestión la permanencia de Grecia en la eurozona.

“El lugar de Grecia dentro del euro es un logro histórico que no puede depender de un referéndum”, dijo Venizelos, según informa hoy el periódico “Ta Nea”.

Recién llegado de Cannes (Francia), donde se reunió con los líderes europeos del G20 y con Christine Lagarde, la máxima representante del Fondo Monetario Internacional (FMI), Venizelos apostó por activar cuanto antes el programa de rescate a Grecia aprobado por la eurozona y sobre el que Papandreu ha propuesto consultar al pueblo.

“El próximo paso es activar antes de fin de año un programa de apoyo que dará a Grecia los 130.000 millones de euros, que lleva a reducir la deuda pública en 100.000 millones de euros. Completar ese proceso es un programa nacional”, dijo el ministro.

Otros miembros del gobierno, como el ministro de Desarrollo, Mijalis Jrisojoídis, y la viceministra de Enseñanza, Fofi Yenimata, así como varios diputados del Pasok, se han mostrado también contrarios a la consulta.

En unas declaraciones a la televisión pública Net, Jrisojoídis manifestó que “lo que es importante es que se ratifique en el Parlamento el acuerdo europeo que saca a Grecia del problema”.

Por su parte, Yenimata declaró al canal Mega que hará “todo lo posible para que no se celebre el referéndum” y pidió unidad para garantizar que Grecia reciba un segundo rescate financiero y que luego se celebren elecciones anticipadas.

En el grupo parlamentario socialista han surgido también nuevas voces contra la propuesta del primer ministro, que en unas declaraciones anoche desde Cannes propuso la fecha del 4 de diciembre para celebrar la consulta.

Según el canal Skai, un grupo de diputados socialistas está reuniendo firmas para pedirle a Papandréu que se olvide del referéndum y que se forme un Gobierno de unidad nacional.

Sin embargo, el primer viceministro de Finanzas, Pandelis Ikonomu, consideró que la consulta permitirá a los griegos decir “si desean permanecer en el euro y será su decisión y no algo que imponen los líderes extranjeros”..

Comments

comments