La Federación de Fútbol de Irán suspendió a dos jugadores del Persépolis por festejo inmoral de un gol. Podrían recibir 74 latigazos por violar la castidad pública“. 

Mohammed Nosrati y Sheys Rezai fueron castigados por un gesto del primero calificado como fuera de lugar -un pellizco en las nalgas de su compañero- y por un abrazo demasiado apretado del segundo con otro co-equiper.

 

La moral es cosa seria en Irán, sobre todo en público. Los gestos sancionados tuvieron lugar en el transcurso de un partido entre Persépolis Teherán -uno de los equipos más populares- y Damash Gilan, televisado en directo. De haber ocurrido en el vestuario, otra sería la historia. Pero en este caso no tuvieron tiempo los ayatolás de censurar las imágenes “osadas”, que fueron vistas por millones de espectadores, mujeres y niños incluidos. No quedó más remedio que aplicar el reglamento a rajatabla para calmar la ira de los fundamentalistas, con una suspensión por tiempo indefinido y una multa de 40 mil dólares a cada pecador.

 

No fue suficiente. Ahora, legisladores, autoridades deportivas y jueces iraníes piden un “castigo rápido” para estas dos estrellas del club más popular del país, según informa The Washington Post.

 

El juez Valiollah Hosseini dijo a la agencia oficial FARS, que ese acto podía ser “considerado como una violación a la castidad pública”. “Ese crimen se castiga con pena de prisión y hasta 74 latigazos”, avisó, precisando además que “es todavía peor cometer tales actos ante los ojos de miles de espectadores y frente a las cámaras”.

 

Hace unos años ya que el régimen está embarcado en una cruzada moral para asegurarse el cumplimiento de las más estrictas normas de conducta: se han hecho campañas de difusión de reglas que van desde el corte de pelo que deben usar los varones hasta la forma en que las mujeres deben usar el pañuelo en la cabeza.

 

En el esfuerzo por controlar la escena pública, deportistas y actores, por su condición de personajes públicos, están en la mira de los ortodoxos. Recientemente, una actriz fue condenada a recibir 90 latigazos por haber participado en una película coproducida en el extranjero. La condena fue luego anulada.

 

Según el Washington Post, no todos están de acuerdo con la severidad moral del régimen. Ali Parvin, ex entrenador del Persépolis y figura influyente en el fútbol iraní, se burló de la reacción de los ultrarreligiosos ante lo sucedido: “Vengan a ejecutarlos si eso los alivia“, dijo con sarcasmo.

 

Si de todos modos son condenados, a los deportistas castigados les quedará el consuelo de que Persépolis ganó el encuentro por 3 goles a 2. ¿Será suficiente para mitigar la indignación por ver que les aplican un castigo desproporcionado y la humillación de recibir una sanción inhumana?

 

Comments

comments