El congresista demócrata, Luis Gutiérrez, consideró este miércoles que el discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, es contradictorio, pues no ha cumplido su promesa electoral de modificar el sistema migratorio.

Obama, quien ha manifestado su intensión de “proteger” y asegurar el voto latino, ha mantenido un discurso contrario a sus objetivos de campaña, sin embargo, “es una contradicción que el Presidente va a tener que explicar en las próximas elecciones”, señaló Gutiérrez.

“El presidente dijo cuando en comunidades existe el terror de agentes de inmigración quitándoles de las manos de inmigrantes sus hijos y cuando los hijos llegan a la escuela para encontrar a sus padres desaparecidos sin ningún recurso legal hay que cambiarlo”, pero hasta ahora lo que se ha hecho es incrementar los programas anti-inmigrantes, señaló el congresista.

“Esto es casi (textualmente) el discurso del Presidente antes de su elección pidiendo nuestro apoyo y ahora un millón de deportaciones sin precedentes”, denunció.

El demócrata, quien fue detenido frente a la Casa Blanca por protestar contra las deportaciones ilegales de inmigrantes, admitió que se ha perdido “una gran oportunidad” durante los primeros años de la administración Obama porque no fue sino “hasta los últimos días que iniciamos algún proceso de reformar el sistema de inmigración, desde el punto de vista legislativo”.

“Perdimos la oportunidad y por lo tanto este momento es de proteger lo que tenemos y utilizar a través de distintos métodos que tiene el Ejecutivo, el Presidente, la parte ejecutiva del Gobierno, de proteger y no deportar inmigrantes, quienes no han cometido ninguna falla en términos de las leyes de este país”, acotó.

Gutiérrez llamó a Washington a enfocarse en el estudio de los inmigrantes que llegan al país norteño “a hacer daño” y no a quienes solamente estén indocumentados. “Sabemos distinguir entre ellos y los que están criando sus familias”, reiteró.

Recordó que en Estados Unidos “hay más de cinco mil ciudadanos (…) en hogares con padres que no son de ellos, que los están cuidando. El Gobierno le está pagando a alguien ‘cuidame a este niño’ porque hemos deportado a sus padres. No porque sus padres sean criminales, sino que no se arreglaron los papeles adecuadamente y lo hemos deportado”.

“Hay cuatro millones de niños, ciudadanos de Estados Unidos, que tienen uno o dos padres indocumentados y el enfoque del Gobierno es deportación, deportación, deportación”, rechazó al tiempo que manifestó su deseo de que “el sistema pueda arreglarse para que ellos puedan tener un poco más de justicia”.

En septiembre de este año, Obama insistió en que el país necesita adoptar una reforma migratoria, pero recordó que no tiene la autoridad de cambiar leyes de manera unilateral.

“La reforma migratoria se ha visto afectada por la idea de que yo puedo cambiar por mí mismo las leyes”, señaló el mandatario.

“Somos un país de leyes, pero también de inmigrantes. Tenemos que crear un sistema que funcione para todo el mundo, y la manera de hacerlo es asegurar las fronteras. Por eso estamos dedicando más recursos ahí”, manifestó.

En los estados de Arizona (suroeste) y Alabama (sur) se han promulgado leyes antiinmigrantes que ha provocado el éxodo de la población.

La ley Antiinmigrante HB56 de Alabama “es 10 veces peor” que la implementada en Arizona, aseguró el congresista Luis Gutiérrez.

“En Alabama, es un delito grave que una madre lleve sus dos hijos a la biblioteca para sacar una tarjeta y leer libros. Es delito grave si ella está indocumentada llevar a sus hijos ciudadanos de Estados Unidos”, relató.

“Los xenofóbicos, los que nos odian han perfeccionado el mal en Alabama”, enfatizó Gutiérrez, quien consideró que Estados Unidos deberá “corregir” estos errores, porque la democracia depende de que quienes la componen “tengamos oportunidades de prosperar y yo veo menos y menos oportunidades”, puntualizó.

 

teleSUR-Europapress-Impre/yi – FC

Comments

comments