Lo hizo el ex gerente del BCRA, Hernán Lacunza. Sobre los efectos de las restricciones acusó al gobierno de “cierta improvisación” y de “falta de coordinación” entre la AFIP y el Banco Central.

El economista y ex gerente general del Banco Central, Hernán Lacunza, aconsejó “poner todos los dólares que hagan falta” para cubrir la demanda de los depositantes que retiran sus ahorros, aunque implique el “sacrificio” de reservas porque sino se generaría “un pánico” generalizado.

Además, juzgó que los “efectos colaterales” de las mayores restricciones a la compra de dólares “develan cierta improvisación” en el gobierno y también una “falta de coordinación” entre la AFIP y el Banco Central.

“Como el Banco Central estaba perdiendo dólares porque vendía mucho, cuando trata de poner un freno a esa sangría, hacer un torniquete, al mismo tiempo abre otra tan importante como la anterior, que es la pérdida de depósitos que termina impactando en las reservas”, planteó Lacunza, quien sostuvo que las medidas también afectaron “los dólares que venían voluntariamente”, a través de financiamiento, importaciones, etcétera”.

Para el economista, “cuando no se opera con un bisturí sino con un hacha, uno corre cierto riesgo de cortar venas y arterias, que no era el objetivo de las medidas”.

En diálogo con radio El Mundo, Lacunza dijo que si los depósitantes demandan dólares, que “esten disponibles de manera abundante” aunque implique el “sacrificio” de reservas del Banco Central, dado que advirtió que sería “más grave si no estuvieran disponibles los ahorros, porque eso si generaría un pánico generalizado”.

A su criterio, lo recomendable, es “poner todos los dólares que haga falta e ir diluyendo el efecto de la medida”.

“Hay que ir diluyendo para que en algún tiempo, aún con control fiscal, el 90 por ciento de los contribuyentes que estén bien con sus declaraciones patrimoniales puedan comprar dólares, y no como sucede hoy que ee bastante oscuro el mecanismo”, aconsejó.

Agencia DYN

Comments

comments