El conductor declaró que vio la formación pero que el motor del vehículo que manejaba se “quedó muerto”. En el accidente ocurrido el 2 de noviembre fallecieron 8 personas, entre ellas 6 niñas

Tragedia en San Luis: el chofer del colectivo dijo que hubo desperfectos

Crédito foto: Télam

El chofer del colectivo que fue atropellado por un tren en San Luis, accidente en el que murieron ocho personas, entre ellas seis niñas, dijo ayer ante la Justicia que vio la formación a unos 200 metros, pero el motor sufrió un desperfecto y el vehículo se detuvo en las vías.

Julio César Jofré prestó declaración indagatoria en el Juzgado de Instrucción 1 a cargo de la jueza Mirtha Esley, a quien manifestó que por su experiencia sabía que estaba en condiciones de pasar las vías, por la distancia a la que se encontraba el tren.

El chofer manifestó que al cruzar las vías el motor del vehículo que  manejaba “se quedó muerto”, según dijo su abogado defensor, Marcos Juárez.

Jofré conducía el interno 63 de la empresa Polo que el miércoles 2 de noviembre llevaba 42 pasajeros, en su mayoría niñas de 5º grado del Colegio Santa María que iban a realizar una misión solidaria a Cazadores, al sudoeste de la ciudad de San Luis.

Al pasar por un cruce a nivel en la localidad de Zanjitas el vehículo fue atropellado por un tren de carga que llevaba carbón proveniente de Mendoza.

Ocho personas perdieron la vida a raíz del accidente, entre ellas seis alumnas, una docente y la vicedirectora.

Según dijo el letrado a la prensa, Jofré negó haberse arrojado del colectivo antes de ser embestido por el convoy, como indicaron algunos testimonios, sino que “fue espedido por el golpe” y salió por una ventanilla.

Juárez negó que su defendido llevara auriculares puestos, consideró que esa información “es una falacia”, y manifestó a la prensa que el conductor, al relatar los momentos previos al choque, dijo que las niñas venían cantando, gritando y tocando el timbre del colectivo.

Jofré negó también que un sacerdote que había traspuesto el cruce a nivel le hubiese hecho señas para que detuviera su marcha. El conductor del interno 63 de Polo, el día de la tragedia, al momento de las preguntas del Ministerio Fiscal se abstuvo de declarar.

El ingreso del imputado por el accidente se produjo alrededor de las 13:15 y se retiró pasadas las 14:30. El abogado cordobés, que viajó a San Luis para hacerse cargo de la defensa, anticipó que estudiará si pide el cambio de jurisdicción a la Justicia federal, por el lugar donde ocurrió el accidente.

Finalmente, dijo que revisaría los archivos periodísticos para ver si la jueza que lleva la causa había “preopinado”, ya que en ese caso analizará una recusación.

Comments

comments