El Cairo, 15 nov (PL) El secretario general de la Liga Árabe, Nabil El-Arabi, prepara hoy en Marruecos una reunión ministerial que podría formalizar la suspensión de Siria, tras intensas presiones de Occidente y sus aliados regionales hostiles a Damasco.

Los arreglos de la reunión de ministros árabes de Relaciones Exteriores, la cuarta en menos de un mes para debatir el tema sirio, transcurren en Rabat de modo precipitado, mientras en la capital egipcia el ente panárabe sostuvo contactos con opositores sirios.

Una fuente diplomática en El Cairo señaló que representantes de la Liga volvieron a reunirse con miembros de la fragmentada oposición al presidente Bashar Al-Assad para pedirles definan su “visión” de la transferencia de poderes, antes de asistir a una conferencia nacional.

Las conversaciones informales se efectuaron el lunes y este martes en vísperas de la cita ministerial de mañana en Rabat, y cumpliendo la controversial resolución adoptada el 12 de noviembre que alentó iniciar contactos con adversarios a Damasco, aunque sin reconocimiento formal.

De acuerdo con la fuente, que requirió el anonimato, antes de viajar a Marruecos, El-Arabi pidió a una delegación del denominado Consejo Nacional Sirio (CNS) presentar un documento con sus criterios de la Siria que idean para un hipotético período post-Al-Assad.

Al respecto, el integrante del CNT Abdel Basset Sedah confirmó aquí que la LA anunciará pronto la llamada conferencia nacional con representantes de distintos grupos opositores para discutir la forma y el momento necesarios de avanzar hacia el período de transición.

Si bien la cita de Rabat parece tener agenda y acuerdos predeterminados, como analistas coinciden que ocurrió en Doha y El Cairo, deberá sancionar dos decisiones fundamentales.

La primera, ya sabida, es formalizar o revocar la suspensión de la membresía de Siria de la LA que entraría en vigor este 16 de noviembre, pese a que Damasco la consideró ilegal por carecer del indispensable consenso de sus 22 países miembros.

Otro asunto, según adelantaron a Prensa Latina fuentes diplomáticas árabes, será avalar el envío a Siria de una delegación de 500 personas, entre funcionarios de instancias de derechos humanos, periodistas, observadores militares y otras dependencias del ente panárabe.

El-Arabi afirmó ayer aquí que se prepara la referida comitiva para que viaje a Damasco con el alegado fin de proteger a civiles, pero el gobierno de Al-Assad tendría que firmar antes un “claro memorando para especificar obligaciones y derechos de cada parte”, acotó.

Siria calificó su suspensión de paso peligroso para la región y la propia entidad árabe y aseguró que cumple los términos del acuerdo que aceptó el 2 de noviembre en El Cairo, pese a la hostilidad y el boicot de Estados Unidos, la Unión Europea y algunos países del área.

Comments

comments