Los griegos recibirán este jueves al nuevo primer ministro, Lucas Papademos, con una protesta que se llevará a cabo en Atenas, la capital, para advertir al nuevo mandatario que pese al respaldo parlamentario que ha obtenido, la sociedad no seguirá tolerando las políticas de recortes que se han aplicado para evitar la quiebra de su economía.

Será la primera prueba en las calles para Lucas Papademos, como señal de la disconformidad que hay entre los griegos por las subidas de impuestos y los nuevos recortes que Europa y el Fondo Monetario Internacional (FMI) exigen al Gobierno heleno para hecer frente a la crisis.
Al respecto el profesor de la Universidad de Piraeus, Mary Bossis, dijo que “en el fondo el mundo sabe que los políticos no podrán cambiar la situación y que las medidas serán aún peor”.
Los organizadores de las acciones de este jueves indicaron que la marcha partirá a las 15H00 locales (13H00 GMT) de la Universidad Técnica de Atenas, hacia la embajada de los Estados Unidos.
Por su parte, el ministerio de Protección del Ciudadano destacó que más de siete mil agentes de seguridad han sido desplegados en Atenas para evitar disturbios.
La prensa local reseña el malestar de los griegos y resaltan que el miércoles un grupo de trabajadores cortó la electricidad del ministerio de Sanidad como protesta por el nuevo impuesto a la propiedad.
Grecia lleva cinco huelgas generales desde que comenzó la crisis y en las últimas manifestaciones se han registrado enfrentamientos entre los ciudadanos y la policía. Ante esto, Papademos que apela a la sangre fría, debe afrontar a una sociedad encendida.
La movilización de este  jueves coincide con una marcha popular que anualmente conmemora la revuelta estudiantil de 1973 que ayudó al derrocamiento de la junta militar. En años anteriores, la manifestación atrajo a grandes multitudes que marcharon a la embajada de Estados Unidos en protesta contra el apoyo estadounidense al régimen militar.
Este año, la comunidad universitaria está profundamente descontenta a causa de una nueva ley aprobada en el Parlamento en septiembre pasado con los votos de los tres partidos que integran y apoyan el ejecutivo de Papademos.
La nueva legislación reduce drásticamente el poder de los rectores, introduce la financiación de las universidades por el sector privado y deroga la prohibición de la presencia policial en los campus, sin invitación previa de las autoridades universitarias.

 

teleSUR – El Mundo – Efe – El País / sa – FC

Comments

comments