Entidades de defensa de consumidores afirman que la exigencia es poco clara y “persecutoria”

Llenar o no el formulario, ésa es la discusión. Entidades de defensa del consumidor pusieron la lupa ayer en la declaración que tendrán que presentar los clientes para demostrar que necesitan los subsidios en los servicios de luz, agua y gas.

Consultados por LA NACION, los organismos coincidieron en que los servicios básicos son baratos, pero también difirieron sobre la medida que tomó el Gobierno anteayer: hubo desde explícitos apoyos hasta firmes rechazos.

“Están creando un poco de desconfianza en los consumidores; muchos se sienten perseguidos”, afirmó Claudia Collado, de Acción del Consumidor (Adelco).

Para Collado, la medida afecta directamente al consumidor, cuando es el Gobierno el que debería hacerse cargo. “Nos están diciendo que vamos a tener que acudir voluntariamente, pero de algún modo están trasladando una responsabilidad del Estado al consumidor particular”, dijo.

Una postura similar mostró Susana Andrada, del Centro de Educación al Consumidor (CEC). “No es voluntario lo del formulario, sino una aplicación compulsiva a todos los usuarios”, opinó.

Más conciliador estuvo Héctor Polino, de la organización Consumidores Libres. “Esperemos que los usuarios tengan una actitud consciente y responsable, y el Estado tiene que actuar con prudencia y mesura para evitar que se cometan injusticias”, sostuvo.

Las entidades se preguntaron cuáles serán los requisitos que tomará la Casa Rosada para luego definir a quién le deja el subsidio y a quién no. “El Gobierno nos debe explicar cuáles son los criterios a utilizar”, exigió Andrada.

“Están incentivando diferencias entre ricos y pobres que se podrían evitar”, aseveró Collado.

Para Polino, a su vez, el oficialismo debería convocarlos para discutir las medidas. “Desearíamos que se invitara a las entidades de defensa de consumidores y que se llamara a audiencias publicas”, pidió.

“La decisión del Gobierno, sorpresiva e inconsulta con los actores sociales involucrados, resulta el reconocimiento de una política fallida que nos deja a la fecha con servicios públicos malos y baratos para todos,”, afirmó en un duro comunicado la Unión de Consumidores de Argentina, con la firma de su presidente, Fernando Blanco Muiño .

Más allá de las críticas, varias de las organizaciones aprobaron el recorte de los subsidios a grandes empresas y barrios de alto poder adquisitivo luego de 8 años.

“A las empresas y consumidores pudientes, está bien. Las subvenciones hace rato que se tendrían que haber quitado”, afirmó Andrada.

Mucho más a favor que el resto se mostró la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), que, además de apoyar los recortes, desestimó que los usuarios tendrán problemas con la declaración que tengan que completar.

“Creo que a muchos clientes les da vergüenza lo que pagan en sus facturas”, opinó la presidenta de Adecua, Sandra González, y afirmó: “Los vecinos tienen que sincerarse con lo que abonan”.

Exigencias

 

  • Críticas al formulario. Entidades de defensa de consumidores afirmaron que el Gobierno no explicó bien cómo es la metodología para llenarlo. Con él, los usuarios deben declaran si quieren o no que les recorten el subsidio en los servicios básicos.

 

  • Los requisitos. Según las organizaciones, se desconocen los criterios que tomará la Casa Rosada para determinar qué vecinos continuarán con las tarifas subsidiadas y a quién se le recortará el beneficio. Algunas entidades dijeron que los usuarios “temen” por el cruzamiento de sus datos personales.

 

  • Audiencia pública. Para varias entidades, desde el oficialismo tendrían que convocarlos para discutir las nuevas medidas.

 

  • Aprueban el recorte. Las organizaciones aceptaron el recorte de subsidios a empresas y barrios de alto poder económico. Dijeron que el actual esquema era insostenible.

Comments

comments