Saif el Islam, hijo de Gadafi

Foto: © STR NEW / REUTERS

ZINTAN (LIBIA), 22 Nov. (Reuters/EP) –

Saif al Islam Gaddafi fue traicionado y entregado a sus captores por un nómada libio que supuestamente se había comprometido a ayudarle a escapar a Níger a cambio de una recompensa de un millón de euros, según informó este martes el propio nómada.

Según sus propios testimonios, Yussef Saleh al Hotmani había contactado con los combatientes del Consejo Nacional de Transición (CNT) en el sur de Libia para informarles de que los 18 vehículos del convoy en que viajaba Saif al Islam iban a pasar por una zona concreta en la noche del 18 de noviembre.

“Llegúe a un acuerdo con los combatientes” que capturaron a Saif al Islam “por el cual el mejor lugar para la emboscada era una parte del desierto rodeada de un amplio terreno”, declaró este martes en Zintan, donde Saif al Islam estuvo escondido.

Diez combatientes del CNT de Zintan, en las Montañas Occidentales, y otros tres de la propia tribu de Hotmani, Al Hotman, estaban al acecho. Cuando se produjo la captura, Hotmani se encontraba con miembros de la guardia personal del hijo de Muamar Gadafi en el primer automóvil del convoy, recordó.

Ya en la zona, “bastó con medio minuto para capturar el primer automóvil”, prosiguió el nómada, quien, con toda intención, había recomendado a Saif al Islam que su vehículo marchara a unos tres kilómetros de distancia del primero para dar tiempo a los asaltantes a reagruparse y al propio Hotmani a unirse a ellos.

“Cuando llegó el segundo automóvil, empezamos a disparar de forma muy precisa, para averiar el vehículo de forma que no pudiera escapar”, explicó. Saif al Islam intentó huir, pero fue capturado. “Lo tratamos como a un prisionero de guerra”, declaró.

El nómada, que se hizo llamar a sí mismo ‘hijo del desierto’, no quiso dar detalles sobre cuándo ni cómo contactó con los quince miembros del comando. Hotmani tampoco explicó si ya tenía previsto de antemano traicionar a Saif al Islam o si decidió hacerlo cuando le entraron dudas de que éste fuera a pagarle la cantidad prometida.

“Estoy seguro de que su intención era matarme cuando llegáramos a la frontera”, explicó. “Tenía dos pistolas, dos granadas, un cuchillo y esposas. Estaba preparado para matarme en cuanto tuviera una sola duda”, agregó. En todo caso, “hice creer a Saif que confiaba en él”, precisó.

Comments

comments