José de Mendiguren dijo que los sindicatos intentan “impugnar los balances de las empresas”; “Me preocupa que no hayan leído la ley que presentamos en el Congreso”, respondió Omar Plaini.

Luego del fuerte gesto conciliador de Cristina Kirchnercon el empresariado durante su discurso en la Unión Industrial Argentina (UIA), el presidente de esa entidad y el diputado nacional, Omar Plaini, protagonizaron un duro cruce en torno al debate por el proyecto de la CGT para repartir ganancias entre los empleados.

El primer en tomar la palabra fue el titular del sindicato de canillitas quien insistió la importancia que tiene para la central obrera que lidera Hugo Moyano el proyecto de ley para repartir ganancias entre los trabajadores. Respecto del rechazo de la Presidenta al proyecto de la CGT, Plaini reconoció diferencias y “matices” en la relación con el gobierno nacional.

“La Presidenta tiene un mirada y nosotros un distinta. Si las grandes organizaciones les cuesta establecer la participación en ganancias, imaginen las miles de organizaciones más chicas”, apuntó el gremialista, al tiempo que se mostró seguro de que el vínculo con el gobierno no está quebrado. “Siempre dijimos que formamos parte de este gobierno. Dentro del 54 % que sacó Cristina, están los votos de los trabajadores también”, advirtió, en diálogo con A dos voces , programa que emite la señal de cable TN.

En esa misma línea, el diputado nacional instó a la UIA a que asista al debate en el Congreso. “En el marco de la democracia tenemos que debatir y discutir ideas”, deslizó. Y agregó: “Si el congreso plantea lo contrario, vamos a aceptar lo que diga la ley, pero el movimiento obrero quiere discutir esto”.

Por su parte, De Mendiguren planteó que, antes de discutir el reparto de las ganancias entre los empleados, es necesario “mejorar la distribución del ingreso en la Argentina”.

“Con la CGT estamos en un tema que siempre queremos cazar en el zoológico. Siempre con los mismos, los que están registrados”, disparó.

Además, dijo que está “en total desacuerdo” con el proyecto presentado por la CGT en el Congreso, ya que “tiene escondido” la pretensión de los sindicatos de “impugnar los balances de las empresas”.

“No es que tengamos algo que esconder, las autoridades nacionales están establecidas para que lo revisen. Que la CGT supervise sus propios balances. Si quieren arrojar esa facultad por encima del Gobierno, la AFIP y contadores, si tienen desconfianza de estos institutos que promuevan una remoción”, enfatizó.

Enseguida, Plaini respondió las críticas palabras de De Mendiguren: “Me preocupa que la UIA no haya leído el proyecto que presentamos en al Congreso. Uno de los artículos habla que el 50 % de esa participación que van a tener los trabajadores en ganancias se va a destinar a la capacitación de los trabajadores en el área informal”.

Por último, el titular del sindicato de los canillitas se preguntó: “¿Qué ocultan esos balances y por qué hay tanta preocupación de las empresas?”

Comments

comments