Arianna

Hace mucho tiempo nacieron muchos puntitos con luces llamados estrellas. La más pequeña llamada Sol estaba muy triste porque todas se metían con ella por ser la más pequeña.

Pero la Luna, la más sabia, le dijo:

– Aunque seas la más pequeña tu luz es la más grande, y si consigues ser más madura brillaras aún más.

Y la estrella le hizo caso y desde aquel momento se fue haciendo más grande e iluminando más.

Desde aquello todas se dieron cuenta que lo más pequeño puede ser lo más grande.

Comments

comments