Miguel Reyes, el demandante, reclama dinero por la novela, basada en su historia.

Por Nora Viater de Clarin

Comments

comments