En Durban activistas se oponen a cambios que beneficien empresas privadas en detrimento del climaDurban, Suráfrica, 2 dic (PL) Unas 160 organizaciones y redes de 40 países denunciaron hoy los intentos de las naciones desarrolladas de convertir el Fondo Verde del Clima en un instrumento de la codicia de las transnacionales.

  • Aún en penumbra nuevo capítulo del Protocolo de Kioto
  • Advierten indígenas en Durban peligros para fondo climático

Ver más imágenes en FotosPL
En una carta a los miembros del Comité de Transición que negocia la puesta en funcionamiento del fondo, los firmantes muestran preocupación porque el instrumento se ponga al servicio de los intereses de los sectores empresariales y financieros, en lugar de subvencionar acciones para salvar el planeta y proteger a los pobres en los países en desarrollo.

“Nos oponemos firmemente a cualquier recurso que vaya desde el Fondo Climático Verde directamente hacia el sector privado, a cualquier recurso que vaya dirigido a crear facilidades en una empresa privada”, señala el texto.

Asimismo, las organizaciones, entre las que se encuentran Ecologistas en Acción, Colectivo de Mujeres Acción Política por la Equidad y más de una treintena de agrupaciones de Estados Unidos y el Reino Unido, reclaman que el fondo evite vincularse con los mercados de carbono y otros instrumentos financieros de riesgo.

“Los mercados de derivados de carbono han estado plagados de escándalos de mercado… los precios del carbono han sido extremadamente volátiles y, en los últimos tiempos, muy bajos. Una empresa del sector privado vinculada a los mercados de carbono no proporcionará un flujo fiable de financiación para los países en desarrollo para la adaptación y mitigación”, precisa el documento.

El fondo debe administrar los recursos que los países desarrollados se comprometieron a entregar a las naciones subdesarrolladas para acciones de mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y trabajos de adaptación contra las secuelas del cambio climático.

La promesa de los países ricos en realidad data de la XV cumbre del clima en Copenhague, cuando propusieron movilizar 100 mil millones de dólares anuales a partir de 2020, con una mezcla de recursos financieros provenientes de entidades privadas y públicas.

En reuniones del Comité de Transición previas a la cita de Durban emergieron claras diferencias entre los dos bloques que componen el mecanismo, 25 países en desarrollo y 15 naciones desarrolladas.

El encuentro de Cancún estableció que el Banco Mundial actuará como órgano de fideicomiso interino, sujeto a revisión tres años después de que sea operacional la reserva financiera.

La última propuesta para poner en marcha el Fondo data de octubre último, y en ella permanecían con vida desavenencias en torno a la estructura y funciones del instrumento financiero.

Hoy, como parte de la XVII conferencia ambiental de la ONU que sesiona en esta ciudad desde el lunes último, tienen lugar consultas informales del Comité de Transición con las partes de la Convención Marco de la ONU sobre cambio climático, a fin de llegar a un consenso sobre la puesta en marcha del fondo.

msl/et

Comments

comments