El kirchnerismo impuso su mayoría e impidió la creación de una Comisión Bicameral para estudiar el caso en el que está involucrado el vicepresidente. Pichetto dijo que el bloque “cree” en su “inocencia”. Boudou estaba presidiendo la sesión.

El kirchnerismo no tuvo inconvenientes para bloquear en el Senado un proyecto opositor para crear un Comisión Bicameral que investigue las denuncias que el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, realizó en el marco de la causa Ciccone.

El vicepresidente denunció el pasado 5 de abril, en una intempestiva conferencia de prensa, vinculaciones irregulares entre el entonces procurador de la Nación, Esteban Righi, y el juez federal, Daniel Rafecas. Ayer, y de manera sorpresiva, el jefe de la bancada radical, Luis Naidenoff, presentó un pedido de preferencia para que se habilite el debate sobre la creación de la Bicameral en la próxima sesión. La estrategia radical era instalar el tema que mantiene en vilo al vicepresidente y eludir el camino natural por la Comisión de Asuntos Constitucionales, donde el kirchnerismo tiene mayoría y no daría lugar a la discusión.

Boudou estaba advertido. Sólo atinó a concederle la palabra a Naidenoff y escuchar. El Frente para la Victoria ya había evitado que el asunto estalle durante el debate de la expropiación de YPF, hace dos semanas, por lo cual había pedido sesión especial, a fin de que no se trataran otros temas.

Naidenoff definió el pedido basado “en un fuerte sentido de responsabilidad política”. Boudou escuchaba con atención y en silencio como el radicalismo buscaba arrinconarlo. El vicepresidente ya formalizó sus denuncias ante la Justicia Federal, en las que también incluyó al titular de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi, por una presunta extorsión para mediar con la empresa Boldt, en ese momento a cargo, de la empresa Ciccone Calcográfica. El senador radical aseguró que las denuncias de Boudou queda “al descubierto una delicada situación constitucional”.

“Estamos hablando del vicepresidente de la República que ha denunciado que ha sido víctima de una conspiraciónen su contra, que terminó involucrado en una causa judicial por tráfico de influencias. ¿Pero víctima de qué? De un entramado decomplicidades del propio poder . Involucró al estudio del procurador general de la Nación”, sostuvo Naidenoff. Por pedido del jefe del bloque kirchnerista, Miguel Angel Pichetto, Boudou se animó a interumpir: “Por favor, redondee, así podemos seguir avanzando”.

El jefe radical hizo un resumen de la causa en la que se investiga a Boudou por presunta negociaciones incompatibles y tráfico de influencias para beneficiar al grupo The Old Fund, a cargo de la ex Ciccone. Destacó que cuando era ministro de Economía, Boudou le dio via libre a la AFIP para que extienda una moratoria extraordinaria a los nuevos dueños de Ciccone, que pusieron al frente de la imprenta al amigo del vice Alejandro Vandenbroele. La empresa fue beneficiada por el Gobierno con un contrato millonario para la impresión de billetes.

El kirchnerismo impuso su mayoría para bloquear el proyecto. Pichetto, a su turno, desnudó la estrategia oficial de defensa del vicepresidente. “Entendemos que cuando esté actuando el Poder Judicial sobre una cuestión en donde está centralizada la investigación, no vamos a avalar ningún tipo de comisión investigadora ”, dijo. Y agregó: “Resulta indudable que nosotros estamos plenamente confiados en el esclarecimiento de este tema y en la absoluta inocencia del vicepresidente respecto de estos hechos que se mencionan”. Además acusó a los medios de haber sometido a Boudou a “una condena pública”.

Recién ahí Boudou se relajó y volvió a mostrar su habitual sonrisa. Pichetto habló de “falta de prudencia y responsabilidad” por parte de la Justicia y definió como “excesos” los allanamientos ordenados en una propiedad del vicepresidente. “No estoy diciendo que el juez no investigue. Estoy diciendo que, por distintos medios, tenía todas las posibilidades de obtener los mismos elementos probatorios”, definió. Ahora el radicalismo insistirá en Asuntos Constitucionales donde intuye que el proyecto dormirá en un cajón.

Comments

comments