Por Pablo Sirvén | LA NACION

Tres temas dominan hoy las primeras planas de los matutinos: el plazo, ordenado por la Corte Suprema, para que termine la cautelar interpuesta por el Grupo Clarín contra el artículo 161 de la ley de medios que lo obliga a desprenderse de algunos de sus medios; el descubrimiento de una bomba de estruendo puesta en el teatro Gran Rex, donde hoy el ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe participará de un cóctel, y las amenazas de un barra brava con un arma de fuego apuntando a la rodilla del jugador de Racing, Gio Moreno.

. Los tres tabloids populares, más Olé y La Razón, ponen en primer plano ese grave incidente, pero también los nuevos aprietes de barras a clubes de fútbol y los fuertes cruces del presidente de Independiente con el de Boca, por el mismo tema, aparecen en algunas de esas portadas y en otras.

. El abrazo a Tribunales, para pedir por la independencia de la Justicia; el acto por los tres meses de la tragedia de Once y la reapertura del teatro El Picadero ganan visibilidad en las tapas de los diarios más leídos. El Cronista hacer sobresalir que “el dólar paralelo rozó $ 6 y el Gobierno discute medidas para contener la escalada”, en tanto que Clarín y BAE presentan títulos prácticamente antagónicos (“Las exportaciones caen por primera vez en 30 meses” y “Vuelven a caer las importaciones y se robustece el saldo comercial”, respectivamente).

. Son cinco los diarios que llevan a la cabeza el fallo de la Corte respecto de la cautelar que inhibe un artículo de la ley de medios, no así paradójicamente Clarín, que lo desplaza a un segundo lugar en su tapa.

. Todos lo cuentan de manera diferente: “Habilitó la Corte un artículo clave de la ley de medios” (La Nación), “La Corte puso límite a la cautelar por la ley de medios” (Clarín) y “La Corte redujo el plazo para que Clarín venda parte de su grupo” (El Cronista) fueron los más cautos.

. Entre los triunfalistas, se anotan los diarios más cercanos al poder: “La Corte ordenó a Clarín desinvertir antes de fin de año” (Tiempo Argentino), “La Corte Suprema puso plazo a la protección judicial al Grupo Clarín” (BAE), en tanto que Página 12 apeló a uno de sus habituales juego de palabras para titular (“Un corte a la cautelar”).

. “Según el fallo de la Corte -escribe Adrián Ventura, en La Nación-, la medida cautelar de tres años que protege al multimedios no vence en diciembre de 2013, como lo había dispuesto la Cámara Civil y Comercial Federal, sino el 7 de diciembre próximo”.

. Por su parte, en el diario de mayor circulación se consigna que “por el momento, sigue pendiente de resolución el juicio iniciado por el Grupo Clarín que planteó la inconstitucionalidad de ese artículo [el 161]. Si la causa no es resuelta antes del 7 de diciembre de este año, cuando perdería vigencia la cautelar, será posible solicitar una ampliación de esa medida, según reconoce la propia Corte”.

. Irina Hauser en Página 12 amplía que “el fallo, que fue unánime, advierte con énfasis que el multimedios no ha demostrado que la norma que fija la desinversión afecte la libertad de expresión. Hasta ahora, afirma, la discusión se circunscribe a un debate exclusivamente ‘patrimonial'”. También destaca que en su fallo, la Corte apuntó que el Grupo Clarín “no aportó ningún elemento probatorio que demuestre de qué modo resultaría afectada esa libertad [la de expresión]” ya que “en sus escritos no hay más que menciones generales” pero no “no existen argumentos”.

. Mario Wainfeld, en cambio, prefiere un tono más filoso y zumbón para describir el ritmo y las ideas y venidas tribunalicias con el tema, con un énfasis bastante más acentuado que cuando le tocó analizar los desplazamientos de Righi, Rafecas y Rívolo de la causa Ciccone/Boudou.

. Tiempo es el diario que más despliegue le da al tema (9 páginas contra 4 de Página 12 y Clarín) y señala que desde el 7 de diciembre, “salvo que la justicia resuelva declarar inconstitucional la llamada ‘cláusula de desinversión’ -una cuestión sobre la que aún no hubo ningún pronunciamiento-, el Grupo deberá desprenderse de las licencias que están en su poder y que son violatorias de la Ley 26.522” y especula que “en la Capital Federal, deberá optar entre conservar Cablevisión/Multicanal o el Canal 13”.

. Tiempo minimiza en un recuadro al pie de una página par lo que Clarín y La Nación amplifican en destacadas notas e infografías. Titula el primero: “El Gobierno presiona a Clarín, pero no pide que se adapten otros grupos” y apunta con fotos e información lo que tienen los empresarios mediáticos más cercanos al kirchnerismo (Sergio Spolski, Daniel Vila, Cristóbal López y Raúl Moneta, aunque también incluye en ese grupo a César Alierta, de Telefónica, que, según Clarín, “debería dejar Telefe y los otros canales de TV abierta, por ser de capital español, licenciatario de un servicio público y porque no puede dar servicios de radiodifusión”).

. Joaquín Morales Solá, en su columna que arranca en tapa de La Nación, exhibe el lado constitucional más flaco de la “cláusula de desinversión”: sus efectos retroactivos. “Por lo general -subraya-, las leyes regulan hacia delante y no hacia atrás” y señala otro aspecto fundamental al recordar que el Grupo Clarín es el único multimedios “que se financia con la comunicación. El resto de los conglomerados audiovisuales pertenece a empresas que tienen su principal facturación en actividades como contratistas del Estado, como petroleros o como prestadores de servicios públicos” y remata con algo que a esta altura resulta por demás obvio: “La ley de medios surgió como una batalla crucial del gobierno contra el Grupo Clarín. El objetivo claro del combate es la desarticulación económica de ese conglomerado de medios”.

. Martín Becerra, en cambio, en el mismo diario, tiene una visión menos sombría del tema: “Quien lea el fallo de ayer entenderá que las posibilidades de que el Grupo Clarín triunfe en su litigio contra la ley SCA se reducen. No obstante, salomónica, la Corte dedicó párrafos ácidos para el Gobierno por su modorra en la aplicación de la ley” con respecto a otros “multimedios que superan también el límite de concentración regulado por la ley SCA” [y] que eluden además otros artículos, como la prohibición de transferir licencias”.

Comments

comments