El ex jefe de Gabinete cuestionó a Cristina Kirchner por la política económica y cargó contra todo el oficialismo por apoyar al vicepresidente.

El ex jefe de Gabinete Alberto Fernándezacusó hoy a la presidenta Cristina Kirchner de impulsar “políticas erradas” sin “advertir sus efectos” para el país y tras evaluar que el “escenario político se ha enturbiado”, advirtió que hay que “empezar a movilizar a los argentinos para que se despierten y no los sorprenda otra vez un mal momento”. Fernández, quien esta tarde lanzará en Vicente López el Partido del Trabajo y la Equidad desde el cual buscará postularse como candidato a legislador nacional, le imputó también a la mandataria haber “llegado al punto de hacer cómplice del vicepresidente (Amado) Boudou a todo un sistema político” en la Argentina.

“Ahora (los referentes oficialistas) no sólo son obedientes sino cómplices de un vicepresidente que nos mintió a todos y, sin embargo, todos lo avalan, se vuelven cómplices encubriendo lo que es muy difícil de encubrir”, lanzó, en alusión a la causa por presunto enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias que enfrenta Boudou.

En declaraciones a radio Mitre, el ex funcionario consideró que en el país “el escenario político se ha enturbiado” y lamentó la reciente declaración del PJ “de absoluta adhesión” a la Casa Rosada, “donde no se reflexiona sobre ninguna de las políticas que el Gobierno lleva adelante”.

En este marco, Fernández sentenció que “tenemos que empezar a movilizar a los argentinos para que nos despertemos, para que no nos sorprenda otra vez un mal momento y un momento de desasosiego”.

“Es necesario plantearle una alternativa a los argentinos porque el sistema político está aletargado y nadie se anima siquiera a cuestionarle las cosas más cuestionables que el Gobierno tiene”, resaltó.

El ex jefe de ministros, además, volvió a pronunciarse en contra de una eventual reforma de la Constitución para permitir la re-reelección presidencial, al señalar que no solo “le haría muchísimo mal al país” sino que “habla mal” del kirchnerismo, “que no es capaz de generar alternativas”.

Para el ex funcionario, una eventual modificación de la Carta Magna “habla mal del país y del espacio (kirchnerista), que no es capaz de generar alternativas a una persona y en todo caso deja al descubierto algo muy negativo, que es el extremo personalismo, algo que no es bueno en política y mucho menos en una democracia”.

Luego de alertar que “es preocupante que el dólar haya trepado como trepó”, apuntó a la política económica llevada adelante desde la Casa Rosada.

El ex jefe de Gabinete kirchnerista dijo no “importarle los malos modales” del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, “ni su portuñol ni que las cosechadoras que dicen que se venden (en Angola) no sea así, sino que “lo más preocupante -aseveró- son las políticas que evidentemente son erradas”.

Me preocupa que la Presidenta no se dé cuenta de lo errado de las políticas; nosotros no tenemos una mejor balanza comercial con lo que se está haciendo”, alertó.

El ex ministro coordinador insistió en que “la Presidenta no advierte adecuadamente lo que está pasando: el mayor problema que hay no sólo es que sigue las políticas que la Secretaría de Comercio le propone sino que nadie se anima a advertirle los efectos de esas políticas porque el esquema de obediencia que se ha planteado es de una magnitud inconmensurable”.

 
 

Comments

comments