Tres pesqueros de Algeciras se disponían a faenar cuando fueron interceptadas por patrulleras. El incidente terminó con varias colisiones

Patrulleras de la Royal Gibraltar Police y de la Royal Navy han salido esta noche al paso de tres pesqueros de Algeciras para impedirles echar las redes en aguas próximas a la colonia, lo que ha provocado una confrontación con embarcaciones de la Guardia Civil que protegían a los pescadores. EFE / A.Carrasco Ragel.

Los patrulleras de la Royal Gibraltar Police y de la Royal Navy han vuelto a protagonizar esta noche momentos de tensión al tratar de impedir que tres pesqueros de Algeciras echaran las redes en aguas próximas a la colonia, por lo que se produjo unaconfrontación con embarcaciones de la Guardia Civil que protegían a los pescadores. El enfrentamiento acabó con una colisión leve entre una patrullera de Gibraltar y una embarcación de la Guardia Civil por la cercanía en la que se encontraban.

Fuentes de la Dirección General de la Guardia Civil han asegurado que se han vivido “momentos de tensión”, tanto entre los pescadores y la Guardia Civil, como con las patrulleras de la Royal Gibraltar Police y de la Royal Navy.

El Gobierno del Reino Unido está “al tanto” del incidente ocurrido anoche en aguas próximas a Gibraltar entre embarcaciones británicas y de la Guardia Civil española, y lo está “investigando”, aseguro un portavoz, sin dar más detalles.

El incidente comenzó a las 21:45 cuando tres pequeros con base en Algeciras se disponían a faenar en aguas cercanas a la colonia inglesa, por lo que avisaron a la Guardia Civil de su intención.

Una hora más tarde, la Guardia Civil observó a través de las cámaras del Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) que las embarcaciones españolas habían sido interceptadas por patrulleras del Peñón. Una vez llegaron las patrullas de la Guardia Civil a la zona, los agentes gibraltareños comunicaron a los pescadores y a la Guardia Civil a que abandonaran el lugar por megafonía y a escasa distancia, por lo que se produjeron varias colisiones de poca importancia con una embarcación de la Guardia Civil, que no causaron daños.

Según el relato de la Guardia Civil, hacia las 23:00 horas, aparecieron dos embarcaciones de la Royal Navy, que volvieron a ordenar a los españoles a salir del lugar, apelando a directrices de Naciones Unidas, y amenazando a los pescadores con la ruptura definitiva del acuerdo de pesca. En este momento, se produjo una nueva colisión esta vez entre una patrullera de Gibraltar y una embarcación auxiliar de un pesquero español, también sin más consecuencias.

Ante la imposibilidad de seguir faenando y el peligro que suponía la presencia de más de media docena de embarcaciones en un espacio tan reducido, los pescadores españoles decidieron abandonar esas aguas hacia las 01:15 horas. Por radio, los pesqueros agradecieron a la Guardia Civil la ayuda prestada durante las casi tres horas que duró el enfrentamiento con las autoridades gibraltareñas.

Un contexto convulso

El incidente se produce un día después de que el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, y la cofradía de pescadores de La Línea suscribieran un “memorándum de entendimiento” por el que los pescadores se comprometían a faenar únicamente con el palangre -una red con anzuelos que no daña el fondo marino-.

El documento invitaba a sumarse a los pescadores de Algeciras que trabajan en la zona, pero el incidente de anoche ha puesto de manifiesto que no tienen mucha intención de seguir el camino de sus compañeros de La Línea y que piensan seguir intentado faenar en la zona con las redes que han utilizado siempre, porque consideran que son legales en España y en la UE y que por ello pueden discutir cara a cara la prohibición de Gibraltar.

Y eso a pesar de que su patrón mayor, Esteban López, tras reconocer ayer que los pescadores algecireños estaban “algo molestos” con el “memorandum de entendimiento” suscrito por sus compañeros, sobre todo porque todos sus barcos afectados son de cerco, era partidario de evitar un enfrentamiento hasta que se alcance el acuerdo.

Se trata de uno de los incidentes más graves de los que se han producido en las aguas próximas a la colonia desde el pasado mes de marzo, cuando la policía gibraltareña comenzó a hostigar a los pesqueros españoles que faenan en la zona basándose en un acuerdo suscrito en 1999.

Comments

comments