El canciller se reunió con el director del organismo, Pascal Lamy, y le pidió que se aboque a eliminar “exigencias sin fundamentos científicos” y barreras que se ponen “bajo la excusa de proteger el medio ambiente y el bienestar animal”.

En una suerte de réplica a las quejas que decenas de países plantearon en la Organización Mundial de Comercio (OMC) por las trabas a las importaciones que viene imponiendo en los últimos meses la Argentina, el canciller Héctor Timerman se reunió hoy con el director de ese organismo, Pascal Lamy, y le pidió que se aboque a eliminar “las nuevas barreras al comercio impulsadas por los países desarrollados bajo la excusa de protección al medio ambiente, bienestar animal, fitosanitarias y exigencias sin fundamentos científicos”.

Según informó la Cancillería en un comunicado, Timerman también sostuvo ante el director de la OMC que “hay una presión desmesurada a los países en desarrollo para que absorban excedentes de producción de los países desarrollados que éstos no pueden consumir por la crisis actual”. Ese es el argumento con el que el Gobierno viene justificando las trabas a las importaciones contra las que varios países reclamaron ante la OMC.

Durante el encuentro en el marco de la Reunión del Consejo Ministerial de la OCDE, que tiene lugar en Paris, el canciller insistió además en una postura que la Argentina comparte con varios países en desarrollo en el marco de la Ronda de Doha: dijo –según el comunicado de su Ministerio- que es inaceptable la falta de avances en el cumplimiento del compromiso de eliminar los subsidios a las exportaciones agrícolas.

En el marco de ese mismo reclamo –y siempre según la versión oficial de Cancillería-, se quejó de que en las negociaciones internacionales se mantenía aún la histórica diferencia en el tratamiento respecto a los productos industriales, que gozaban de una alta disminución de aranceles, mientras que en la agricultura se mantenían prácticas proteccionistas por parte de los países desarrollados.

Comments

comments