EL PLAZO EXIGIDO PARA LA LIQUIDACION DE DIVISAS

Bedson lidera en antibióticos. No puede cobrar en los tiempos que exige el Gobierno.

Para la Fundación Exportar, la ONUDI de Naciones Unidas y el ministro de Ciencia, Lino Barañao, el laboratorio Bedson, de capitales nacionales, siempre fue un ejemplo de lo que puede llegar a alcanzar la investigación en la Argentina. Pero desde esta semana la planta, que emplea a 110 técnicos en el parque industrial de Pilar, está parada.

Omar Romano, su presidente y principal accionista, ofrece una explicación relativamente sencilla. “Los plazos para el ingreso de las divisas obtenidas por la exportación de productos sondemasiado cortos y no se pueden cumplir, pese a que los estiraron de 15 a 30 días. Estamos perdiendo mercados y hemos decidido frenar la producción y anticipar las vacaciones al personal ”, le contó ayer a Clarín.

Según su razonamiento, no hay ningún misterio. En el comercio internacional el mecanismo de pago contempla hasta 180 días, desde el momento que se embarca la mercadería como preveía la reglamentación anterior que añadía otros 120 días. “Venezuela, por ejemplo, nos paga un año más tarde” , dijo.

En diálogo con este diario, Romano insistió que no busca pelearse con el Gobierno sino que lo escuchen. Hasta ayer, los funcionarios parecían ajenos a sus pedidos. El empresario, que supo acompañar misiones comerciales oficiales , envió cartas a la secretaria de Comercio Exterior Beatriz Paglieri, al ministro de Economía Hernán Lorenzino y a la propia presidenta Cristina Kirchner.

Con 33 años de vida, Bedson se especializó en la elaboración de antibióticos para la sanidad animal, especialmente para aves, cerdos y peces. Factura US$ 21 millones al año y de ese monto, el 97% corresponde a exportaciones. Sus principales mercados están en Africa, Europa, Medio Oriente, Brasil y Venezuela.

En Bedson cuentan que en su segmento la competencia es feroz y que los laboratorios de gran tamaño como Bayer y Pfizer aprovechan situaciones como ésta para desplazarlos. “Envían los medicamentos a nuestros clientes desde sus plantas de Europa y Estados Unidos”, comentan.

Romano explica que la resolución 142, que cambió la manera de liquidar divisas, establece plazos mínimos cuando se vende a firmas vinculadas, un concepto tan amplio que considera como vinculado, por ejemplo, a un distribuidor exclusivo.

Romano señala que, en caso de incumplimiento, se aplica la ley penal tributaria y se corre el riesgo de ir a parar a la cárcel. Entre tanto, sus abogados analizan como posibilidad solicitar un amparo judicial , para volver a poner en marcha la fábrica y cobrar sus exportaciones en un plazo mayor.

FUENTE: CLARÍN I ECO

Comments

comments