Patagones


Para el referente de Uatre, Alfredo Torres, “no alcanza con solo hacer un acta”.

Patagones. Aunque sin difusión, la problemática de los peones rurales en el distrito a los cuales no se les respetan sus derechos laborales existe y, lejos de solucionarse, se incrementa como una práctica común en los campos de la zona.

Numerosos casos de diversos ejemplos como personas con 35 años de trabajo que no tienen aportes jubilatorios, ni ART ni obra social; o gente que trabaja encerrada en un campo con candados en las tranqueras, o peones a los cuales se les paga la mitad del o que establece el convenio colectivo de trabajo.

Alfredo Torres, referente de Uatre en Patagones y villarino, reiteró su preocupación por el tema y afirmó que “hace años que estamos atrás de todo esto; el tema de los cebolleros es preocupante, y hay que ver como hay que hacer con esta gente. Porque no es ir a visitarlos y labrar un acta, y después no presentar el acta donde corresponde”.

Según el dirigente gremial, estas situaciones “son cosas que se le están escapando de las manos” a las autoridades de Trabajo local y explicó: “Si lo vamos a visitar a ese “gaucho”, tenemos que decirle al contratista que le haga los aportes que corresponden a la gente, porque no vale de nada labrar un acta solamente y después el trabajador no sabe para donde disparar”.

Derechos del peón
Desde el gremio sostienen e insisten en que cada trabajador rural debe tener su alta temprano asentada en el gremio al empezar a trabajar con un patrón. Esto lo legaliza en el circuito de trabajo y le da derechos como cobrar el sueldo que establece la ley, tener su ART, su obra social y, en caso de quedar cesante, su fondo de desempleo.

Sobre esto Torres contó que “hay casos donde el trabajador tiene que ganar, por ejemplo, 2.800 pesos y le están pagando 1.500 pesos, y es vergonzoso; otros casos donde hay gente que hace más de 15 años que están en un campo; y se nos han presentado casos donde hace 35 años que están trabajando en negro”.

El rol del Estado
Aunque parezca redundante decirlo, es el Estado el que  debe garantizar que las legislaciones laborales se cumplan, en este caso a través de la Delegación de Trabajo.

Sobre esto Torres afirmó que “hemos hecho operativos en los campos durante 4 años, pero nos ha pasado, acompañando al inspector de la secretaria de Trabajo, de llegar a una tranquera que tenia 8 candados; entonces no se puede llegar al empleado porque no podes entrar al campo, y hay que esperar la oportunidad para hablar a la costa del alambre o hacerle llegar el mensaje con otro trabajador. Pero lo que falta es exigirle al contratista o patrón los alta temprano de sus trabajadores y asentarlos en el gremio, porque sino no sirve de nada lo que se haga”.

Comments

comments