Miriam Quiroga confirmó a la Justicia que el ex secretario presidencial, Daniel Muñoz, le mostró uno con dólares. Cuando le pidió algunos en broma, le contestó “están bien contados por el jefe”.

Miriam Quiroga declaró ayer durante casi seis horas en el juzgado de Luis Rodríguez y ratificó el episodio que vivió junto al ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, quien le habría entregado un bolso y le dijo: “Mirá cuánto pesa, son verdes”.

La ex secretaria de Néstor (su cargo formal era directora de Documentación Presidencial) dio a entender, según fuentes judiciales, que el dinero pertenecía al ex presidente. La anécdota, contada en el programa Periodismo Para Todos y reproducida en su libro “Mis años con Néstor y todo lo que vi”, ocurrió “frente al despacho presidencial”. Para explicarlo en detalle, Quiroga hizo un croquis a mano del área donde se movía en la Casa Rosada. Y aportó el nombre de un ex funcionario, a quien identificó sólo con el nombre de pila, que podría ratificar sus dichos. Fuentes judiciales adelantaron que “no hay problema para identificarlo” y que será citado como testigo.

Paralelamente, en la causa principal por lavado de dinero que investigan el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán, la diputada Elisa Carrió entregó ayer copia de los cheques con que el ex contador de Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadín, compró un campo de 15 millones de dólares cerca de Punta del Este. Báez es considerado por Carrió, como “el testaferro de Kirchner” y a él también se la atribuyen el traslado de bolsos con dinero (Ver página 5).

Durante la audiencia, además del juez Rodríguez estuvieron presentes el fiscal Ramiro González, el abogado de Muñoz, Germán Soria, y el abogado del gobernador Daniel Peralta, defendido por el estudio de León Arslanián.

A lo largo de su declaración, que casualmente se dio en el día de su cumpleaños, Quiroga respondió unas cien preguntas. La mayoría apuntaron al episodio con Muñoz. La ex secretaria reprodujo partes del diálogo: “`Pasame algunos para mí´, dijo jocosamente la mujer luego de levantar el bolso.

´Están muy bien contados por el jefe´, le habría contestado Muñoz”.

El bolso que sostenía el ex secretario aquel día tenía su propia historia: se lo regaló a Kirchner la viuda del extinto coronel Martín Rico, asesinado por la Triple A en marzo de 1975. Fue después de un acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada donde el ex presidente homenajeó a Rico y a otro ex militar, Juan Jaime Cesio.

Según el relato de Quiroga, ese bolso salió desde la Casa de Gobierno, fue hasta Olivos y de ahí en un avión privado rumbo de Santa Cruz. Por ese motivo, pudo saber Clarín, el juez Rodríguez pedirá informes a Migraciones y a la ANAC sobre los viajes al sur del ex secretario.

En el programa con Lanata, Quiroga también habló de bolsos con dinero que viajaban a Río Gallegos vía terrestre.

Luego, en su libro, mencionó una “vieja Cherokee verde” que viajaba por la ruta 3. Y puso al segundo de la ex Side, Francisco “Paco” Larcher, a cargo de la maniobra. Pero ayer no lo nombró. Sin embargo, dijo que su relato puede ser ratificado por un ex funcionario que la contactó luego de la entrevista con Jorge Lanata. “Es una patriada lo que hiciste”, le habría dicho.

En la causa están imputados Muñoz, su esposa Carolina Pochetti (sobrina política de Peralta) y el gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta.

Interrogada por el fiscal sobre las sociedades anónimas que están a nombre de los imputados, Quiroga contestó que no las conocía. Tampoco aportó datos de los tres empresarios que supuestamente habían aportado el dinero que viajaba a Santa Cruz: Enrique Ezkenazi, Lázaro BáezCristóbal López.

“No me consta”, intentó desligarse. Su declaración igualmente puede poner en marcha la investigación. De hecho, los investigados pusieron ahora la mira en el patrimonio de Muñoz, que creció meteóricamente en Río Gallegos, esta capital y en San Martín de los Andes.

clarín

Comments

comments