El gobierno salió al cruce por los reclamos de los usuarios sobre la mala calidad del servicio que se presta en los últimos días. De Vido criticó la “falta de inversión”.

 

El Gobierno amenazó ayer con quitarle a las empresas telefónicas el negocio celular y estatizar la operatoria si no mejoran de manera urgente la calidad del servicio que para las autoridades es ineficiente. El vocero de la advertencia fue el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. “No vamos a resignar la calidad del servicio, y queremos que las inversiones y las mejoras empiecen ahora, de lo contrario el Estado se hará cargo como lo hizo con el Correo Argentino, Aguas Argentinas y Aerolíneas Argentinas”, advirtió.

De Vido hizo estas declaraciones durante la presentación del llamado ‘Régimen de regulación de la calidad del servicio telefónico’ basado en la evaluación de la calidad del funcionamiento de las prestaciones que brindan las empresas.

El acto se llevó a cabo ayer en el microcine del Ministerio de Economía. Estuvieron el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner; el interventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Ceferino Namuncurá; y ejecutivos de Telefónica, Telecom, Claro y Nextel.

Con ese marco, De Vido criticó la falta de inversiones de las empresas y les recordó que, a través de la estatal ArSat, la Nación ya destinó u$s 2.600 millones en el tendido de una red de fibra óptica en todo el país.

También anticipó que hoy se publicará en el Boletín Oficial el decreto 681/2013 que instruye a la Secom y al Ministerio de Planificación, a dictar en los próximos 30 días “un nuevo reglamento que establezca los requisitos de calidad para la prestación de los servicios de telecomunicaciones”. En este sentido, Berner explicó que el documento “abarcará tanto a prestadoras de telefonía fija como móvil y otros servicios como Internet”. Agregó que el Gobierno “no va a resignar la calidad del servicio”, reclamó que las inversiones “empiecen ahora” y les advirtió a las operadoras que no permitirá “que el aumento de las inversiones se traslade a las tarifas que ya están caras”.

Destacó también que “el tiempo ya empezó a correr para las empresas” a las que les advirtió que el Gobierno “será inflexible a la hora de aplicar sanciones”.

Berner adelantó que entre los lineamientos del nuevo reglamento, se contemplará “el funcionamiento efectivo del servicio, para que no se registre solo el acceso a la red de comunicación, sino que se concrete el llamado. Además evaluaremos la calidad de la llamada, porque tampoco sirve que se haga, y luego, al minuto y medio se corte‘, Otro parámetro será la opinión, las quejas que tienen los usuarios respecto del servicio.

Manifestó además que “el problema no es que haya una estructura oligopólica, porque no la hay, sino que las empresas no se comporten como tal, que inviertan lo que no invirtieron hasta ahora y mejoren el servicio”.

El funcionario, miembro de la agrupación kirchnerista La Cámpora, sostuvo que también se buscará federalizar el control. “Esa es la etapa que sigue al reglamento”, añadió. Luego, explicó que “vendrán las mejoras a la portabilidad numérica, la actualización del reglamento del usuario para adecuarlo al régimen de defensa del consumidor. “Queremos que las compañías de telefonía móvil empiecen a competir por calidad y cumplan con las inversiones”, insistió. “Tienen los índices más altos de penetración de la región, con 1,3 líneas por habitante. Pero en relación de inversiones sobre ventas, el país está en la mitad de otros países con un 10%, contra el 20% de México, Brasil y Uruguay”.

Crónista Comercial

Comments

comments