Hubiera sido un escándalo. Y, por una vez, el vamos por todo tuvo freno. Ayer, luego de emitir un comunicado donde el Gobierno anunciaba que le intendente de Lomas de Zamora y candidato bonaerense Martín Insaurralde se sumaría a un acto de gestión del Ejecutivo nacional en un distrito que le es ajeno, Tigre, hubo marcha atrás para evitar el escándalo. Con el título “Fe de erratas”, se comunicó que quien estaría allí sería el vicepresidente Amado Boudou y no el principal postulante K para esta elección. Pero Clarín pudo confirmar esta mañana que no hubo ningún error. Mientras esperaban el arranque del evento, una entrega de computadoras en el marco del plan Conectar Igualdad, asistentes le dijeron a este diario que la semana pasada les habían adelantado que allí estarían “Bossio, Boudou e Insaurralde”.

El lugar del acto, previsto para esta mañana, no es casual. Allí, en esa porción del norte del conurbano, gobierna un ex aliado y hoy rival: Sergio Massa. La presencia de Insaurralde, suponían los cráneos de la campaña kirchneristas, podría servir para sacarle votos locales. Claro que el modo no era de lo más prolijo: ¿qué tenía que hacer el intendente de Lomas en un acto del Gobierno nacional…en Tigre? La salida que encontraron para el candidato, habrá que reconocerlo, fue original: esta tarde Insaurralde estará haciendo campaña en San Martín. Quien gobierna allí, Gabriel Katopodis, es una aliado massita.

El oficialismo ya viene siendo criticado por la mezcla que hace de gestión y campaña. Aun sin Insaurralde, es sugestiva la movida en el distrito de Massa, con dos funcionarios del peso de Bossio y Boudou. Este último, ya alejado y en veredas opuestas de quien sería su jefe en la ANSeS. Otros tiempos.

Comments

comments