Con voto unánine, el Congreso aprobó dos proyectos sobre la bebida y la infusión

Mientras ardía Constitución, el Senado debatía sobre vinos y yerba

El Senado aprobó ayer y convirtió en ley el proyecto que declara al vino como “bebida nacional” y abre la puerta para que sea reconocido como un alimento y pueda ser identificado por la zona de elaboración.

La norma, aprobada por el voto unánime de los 44 senadores presentes, reglamenta además la identificación de todos los vinos hechos en el país con el logo de “Bebida Nacional”.

Durante la sesión hablaron los legisladores de Mendoza, Rolando Bermejo (Frente para la Victoria) y los radicales Laura Montero y Ernesto Sanz; los sanjuaninos Ruperto Godoy (FpV) y Roberto Basualdo (peronismo disidente), así como la salteña Sonia Escudero (peronismo federal).

La mendocina Montero señaló que en la Argentina se consumen “25 litros de vino per cápita anualmente”, mérito que atribuyó a “un logro colectivo”.

Por su parte, el sanjuanino Godoy recordó que la aprobación del proyecto fue la consecuencia de un decreto de la presidente, Cristina Kirchner, firmado en el marco del Bicentenario de Mayo.

“El vino tiene importancia fundamental en las economías regionales que desarrollan la vitivinicultura”, se entusiasmó Godoy, quien dijo que “hay iniciativas que establecen que el vino no es una bebida alcohólica sino un alimento” y destacó “la capacidad antioxidante del vino argentino”.

Asimismo, se proclamó a la yerba mate como “infusión nacional”. La iniciativa fue aprobada por 49 legisladores y fue defendida en el recinto por los misioneros Juan Manuel Irrazabal, Salvador Cabral y Sandra Giménez y los correntinos Eugenio -Nito- Artaza y José María Roldán.

infobae

Comments

comments