La mamá, hermanos y el padrastro de la joven asesinada en Buenos Aires no volvieron a sus trabajos. El tío de la joven contó cómo procesan el duelo.

  Ramiro Aduriz, tío de Ángeles Rawson, dijo que la oración le da fortaleza a la familia que reza todos los días y hace retiros espirituales, a un mes del crimen de la joven.
“Nosotros somos una familia de muy bajo perfil y no queremos hablar con los medios ni andar figurando”, afirmó el hermano de la mamá de Ángeles Jimena Aduriz, en diálogo con diario Perfil.

Sobre el impacto que significó el asesinato de Angeles en el seno familiar explicó: “La oración es lo que nos da fuerza a todos. Nosotros rezamos todos los días y hacemos retiros espirituales. Somos personas muy creyentes. Me refugio en la fe”.

Consultado acerca del avance de la investigación y el procesamiento que dictó el juez Javier Ríos contra Mangeri, aseguró que no cree “en la justicia de los hombres”. “Creo en la justicia divina. En esta vida estamos de paso, pero Dios ya se encargará de todo esto”, aseveró. “A mí no me importa saber si fue éste o el otro, el dolor no lo saca nadie, a mi sobrina nadie la devuelve. Les pido por favor que nos dejen en paz”, pidió.

El paradero de los familiares que vivían con Ángeles es un verdadero misterio. Si bien Jimena Aduriz asentó como domicilio de referencia la casa de su otro hermano, que vive en un barrio privado de Beccar, nadie pudo asegurar que ella, sus hijos y el padrastro se encuentren allí. Sólo una mujer que trabaja como doméstica en una casa dijo que hace una semana se cruzó con Sergio Opatowski.

Lo que se sabe es que la mamá de “Mumi” y dos de sus hijos pidieron licencia en sus respectivos trabajos. Jerónimo trabaja como cajero en el Banco Galicia de Córdoba al 600 y Jimena y Juan Cruz colaboran en la empresa “M & A”, propiedad de Ramiro Aduriz, el mismo que reveló que la familia “reza” y hace “retiros espirituales”.

Comments

comments