Un fotógrafo grababa los disparos de un francotirador militar sobre los manifestantes cuando el soldado giró repentinamente el fusil, apuntó a la cámara y terminó con su vida

 

Ahmed Samir Assem tenía 26 años y trabajaba para el periódico partidario Al-Horia Wa Al-Adala cuando fue ultimado por una bala disparada por el Ejército egipcio. El hecho ocurrió el 30 de junio pasado, cuando frente al edificio de la Guardia Republicana, en El Cairomurieron al menos 53 personas.

 

Los seguidores de los Hermanos Musulmanes comenzaron un rezo en el lugar, comenzaron los incidentes, y Assem estaba registrando los sucesos.

 

“Alrededor de las 6:00 de la mañana, un hombre entró en la redacción con una cámara cubierta de sangre y dijo que habían herido a uno de nuestros colegas”, explicóAhmed Abu Zeid, editor de cultura del mismo diario en el que trabajaba el fallecido, en declaraciones que reproduce El Mundo.

 

“Una hora después recibí la noticia de que Ahmed había sido alcanzado por un francotirador en la frente mientras grababa a los soldados disparando desde lo alto de los edificios“, relató Abu Zeid, quien aseguró que su colega había captado la escena de la represión desde el principio y que “su cámara quedará como prueba delas violaciones de derechos que se cometieron aquel día”.

 

Los Hermanos Musulmanes han presentado la grabación como documento de la masacre ocurrida en las calles de la capital egipcia. El 3 de julio, un golpe de Estado militar acabó con la presidencia de Mohamed Mursi y abrió una nueva etapa dentro de la ajetreada transición democrática que encara Egipto tras la caída de Hosni Mubarak, en febrero de 2011.

Comments

comments