Mientras la Electrometa­lúrgica Andina espera por la ayuda prometida desde el gobierno de José Luis Gioja, el presidente de la empresa, Roberto Carmona, habló conDIARIO HUARPE y contó que la situación actual es terminal.

Además dijo que “ya deberíamos haber echado gente, pero en su momento decidimos esperar una solución. Igual es muy difícil decir hasta cuándo podemos aguantar sin producir”. Des­de el domingo 30 de junio la empresa tiene todos sus hornos apagados y a la espera de la ayuda para volver a trabajar.

El problema de la EMA no es nuevo y sobra con graficar que desde el 2009 hasta ahora la producción cayó drásticamente. “En 2009 producíamos 60 mil toneladas de carburo por año y hoy por hoy realizamos un tercio de todo eso, nada más que 20 mil toneladas”, comentó resignado Carmona.

Al tiempo que agregó que “el problema de no poder trabajar no es solo por una cuestión de mantener los puestos de trabajo, sino porque perdemos negocios muy importantes. Yo no le puedo decir a un cliente que no le puedo vender durante el invierno, ya que se va y le compra a otro. Además, retomar el trabajo luego de tener los hornos apagados es todo un gas­to que nadie cuenta”.

Carmona también contó que ayer venció el plazo para pagar los sobrecostos de energía a la Cammesa por $4.800.000, pero que todavía el gobierno local no había efectuado el pago comprometido en su momento. Si a los 20 días de haber vencido el plazo no está realizado el pago, Electrometalú­rgica An­dina verá cortado su su­ministro eléctrico.

“El go­bier­no se comprometió a pa­gar esta cifra mientras salía la ayuda nacional, pero hasta ahora (por ayer) no he sido notificado de la cancelación”, dijo Carmona.

La situación de la EMA es terminal y de no recibir ayu­da de inmediato no quedará otra opción que meter mano en su planta de personal.

Comments

comments