Figura como empleado de Concor SRL, de Córdoba, contratada para realizar tareas en la estación de tren de Avellaneda. Fotos.

Trenes. Desde 2013, el ex funcionario aparece trabajando en la firma. Está prófugo, debe ir a juicio oral y acumula cuatro procesamientos.

Cuando se retiró del Gobierno,Ricardo Jaime tuvo que salir a buscar trabajo. Hace poco encontró un empleo, pero el lugar elegido podría traerle más problemas. El ex secretario de Transporte trabaja para una empresa constructora, que en los últimos tiempos recibió varios negocios del Estado. Y todavía falta el dato más controvertido: la compañía es contratada para hacer obras en ferrocarriles metropolitanos.

El ex funcionario aparece como empleado de Concor SRL, una pequeña sociedad que nació en Córdoba, su provincia natal. El año pasado –después de la tragedia en la estación de Once–, la firma realizó tareas en la línea Roca, el ramal de tren estatizado por la Casa Rosada. Y el proyecto que le confiaron fue nada menos que instalar, en la estación de Avellaneda, un cerco perimetral de seguridad.

Esta no es la primera ocupación de Jaime en el sector privado. Dos años después de su salida forzada del Gobiernocomenzó a cobrar un sueldo de una transportadora de cargas. Se trataba de F. Romano Transportes, radicada en la ciudad bonaerense de Cañuelas. Ingresó en julio de 2011 y fue parte de su staff durante exactamente un año.

Ahora, PERFIL revela de manera exclusiva su siguiente empleo. El ex funcionario estuvo prestando servicios para Concor SRL. La empresa fue creada el 3 octubre de 2005, cuandoJaime era un peso pesado de la administración kirchnerista. Radicada en la localidad cordobesa de La Calera, los socios fundadores fueron dos jóvenes comerciantes, llamados Fabián Regio y Karina Dascenzi. Este diario intentó comunicarse con ellos, pero no tuvo éxito.

Desde 2005 hasta 2011, esta constructora se dedicó a la obra pública en Córdoba, donde antes Jaime había sido secretario de Educación. Ahí ganó contratos para distintos trabajos, como remover suelos, remodelar calles y acondicionar rutas. El más notorio fue su participación para demoler la Casa de las Tejas, como se conocía a la ex sede de Gobierno provincial.

Sin embargo, el trabajo más polémico fue uno de los últimos. Durante 2012, saltó desde las tierras cordobesas a ganar negocios en la línea Roca. Remodeló los andenes en la estación Avellaneda. Pero eso no fue todo: también construyó “500 metros lineales de tabiques de hormigón armado, para el cercado de seguridad del ferrocarril”.

Los contratistas fueron la Unidad de Gestión Operativa de Emergencia (Ugofe), manejada por los empresarios Gabriel Romero (Ferrovías) y Aldo Roggio (Metrovías). Ellos gerencian ese tren desde mediados de 2007, cuando Néstor Kirchner le quitó la concesión a Sergio Taselli. A partir de entonces, el Gobierno financia todas las obras en esa línea. En aquel momento, el secretario de Transporte era Ricardo Jaime.

perfil

Comments

comments