el ex presidente de Vialidad Provincial, Maximiliano López
el ex presidente de Vialidad Provincial, Maximiliano López

Ex ministros, ex subsecretarios y ex directores políticos de la anterior gestión del gobierno de Chubut se encuentran realizando trámites y acelerando su tráfico de influencias para convertirse en asesores de la Legislatura provincial con onerosos sueldos.

Los ex funcionarios llegan a hacer largas horas de cola en los pasillos de la casa de las leyes buscando un puesto en el bloque del Frente para la Victoria, que tiene la mayoría de 16 diputados. La mayoría lo conseguirá.

Son los casos del ex ministro de Educación, Rubén Zárate; el ex presidente de Vialidad Provincial, Maximiliano López (primo del empresario kirchnerista Cristóbal López); el ex subsecretario de Asuntos Municipales, Néstor Hourcade; el ex secretario de Medios, Daniel Taito; el ex director general de prensa, Adrián Sandler; y el ex funcionario de educación, Federico Paine. La que se adelantó a todos y ya consiguió un lugar como asesora de un diputado provincial es la ex directora general de la Televisión Pública de Chubut, Silvina Cabrera.

También el ex secretario privado de Martín Buzzi, Diego Siciliano, quien no solamente pretende un puesto para él: también para su esposa ya que ambos son de Comodoro Rivadavia y han decidido quedarse a vivir en Playa Unión, el balneario de Rawson donde ya habrían alquilado una casa por 15 mil pesos por mes.

Los sueldos no son nada despreciables para el puesto de asesor: entre 25 y 35 mil pesos según la categoría que obtengan. Gustavo Paz, quien fue el segundo en el ministerio de Economía, también pretende un puesto en la Legislatura.

Por otra parte, los diputados kirchneristas quieren aumentar de dos a tres la cantidad de asesores que tiene cada uno de los 27 diputados, lo que le representaría a la Legislatura un gasto anual de casi 10 millones de pesos más.

Pero tal vez el caso más emblemático de la denominada “resistencia K” es el del director de prensa de la gestión Buzzi, Matías Morel. Presentó su renuncia a partir del 4 de enero. No solamente bloquea el nombramiento del nuevo director sino que pretende cobrar el sueldo sin ir a trabajar, según publica hoy la página web Madryn Noticias. Morel fue nombrado mediante el decreto 1067 de fecha 1 de setiembre de 2014 pero con retroactividad al 11 de junio del mismo año.

La provincia fue recibida por las nuevas autoridades prácticamente en cesación de pagos y con una deuda superior a los 10 mil millones de pesos. Por eso, el Gobierno decidió establecer una ley de emergencia para hacer frente a los compromisos impagos. La mayoría de los municipios no tiene fondos para pagar sueldos y aguinaldos y además hay una abultada deuda con los proveedores. Solo a la empresa que brinda el servició telefónico se le adeudan 22 millones de pesos. Y hay 28 millones de pesos gastados en publicidad oficial que tampoco fueron pagados.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments