La de ayer no fue sólo una foto. Fue el primer paso hacia una eventual alianza política y electoral con vistas al año próximo. Los diputados nacionales Sergio Massa y Margarita Stolbizer caminarán juntos con una agenda legislativa en común en el Congreso, la cual tendrá como primer mojón el acuerdo al que el Gobierno arribó ayer con los holdouts. Al respecto, ambos se mostraron cautos y condicionaron su respaldo a que el oficialismo discuta una nueva ley sobre el impuesto a las ganancias.
“Vamos a estudiar minuciosamente la letra chica del acuerdo”, dijo el líder del Frente Renovador sobre el preacuerdo con los holdouts. Y agregó: “Así como para el Gobierno es una prioridad aprobar un acuerdo con los holdouts, para nosotros será muy importante avanzar en una nueva ley de ganancias. No en 2017. Los trabajadores no pueden esperar más. Tenemos voluntad de ayudar al Gobierno, pero aspiramos a que el Gobierno tenga la voluntad de ayudar a los miles de argentinos con la cabeza pisada por el impuesto a las ganancias”.

Más dura, la principal referente de GEN calificó de injusto al acuerdo con los holdouts. “Cuando uno tiene que explicarles a los jubilados que están esperando cobrar sus juicios que les vamos a pagar (a los fondos buitre) cuatro veces más, es injusto”, dijo.
Después, Stolbizer moderó sus críticas. “Tenemos voluntad de cooperación ante un estado de necesidad extrema de nuestro país, que necesita divisas para salir adelante. El acuerdo es injusto, pero vemos a un gobierno haciéndose cargo de un problema que heredó. Queremos tener garantías de que ese esfuerzo está dirigido a evitar el ajuste”, señaló.

Stolbizer y Massa, quienes en la campaña electoral del año pasado estuvieron enfrentados como candidatos presidenciales, dieron una conferencia de prensa en la que no se escatimaron elogios mutuos y guiños de complicidad. “Nos van a ver caminando juntos la Nación y la provincia de Buenos Aires”, anticipó, sonriente, Massa, quien insistió en que Stolbizer sería su candidata a la Corte Suprema. “Cuando Massa sea presidente, yo voy a la Corte”, sorprendió Stolbizer.

Cada uno en su atril, flanqueados por sendas banderas argentinas, ambos legisladores ratificaron que su vocación es ayudar al Gobierno, pero, al mismo tiempo, marcar límites. “No formamos parte del Gobierno, pero tampoco representamos a los que quieren tirarle cascotes”, aclaró Stolbizer.

En la agenda conjunta, los legisladores enumeraron como prioridades una nueva ley de educación; la lucha contra el trabajo en negro; una nueva ley de ganancias, con escalas acordes con la situación económica actual; leyes penales en favor de la seguridad y contra el narcotráfico, y la lucha contra la corrupción.

“La corrupción tiene costo social. Sin duda que hay que revisar para atrás, para que la gente sepa que quien las hace las paga, pero hace falta algo más que gestos declarativos: la lucha contra la corrupción debe ser preventiva para evitar nuevos casos”, enfatizó Stolbizer.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments