Hoy a las 9.30 vence el plazo para que las partes apelen la decisión de la jueza Fabiana Palmaghini de declararse incompetente para continuar a cargo de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Se supone que el único que apelará será el abogado defensor del técnico informático Diego Lagomarsino. Si no lo hace, él u otra de las partes, la causa pasará automáticamente al fuero federal de Comodoro Py. En cambio, una apelación demoraría los plazos y mantendría el caso en el Palacio de Justicia hasta que intervenga la Cámara del Crimen.

Palmaghini se declaró incompetente el martes pasado, luego de escuchar durante toda la jornada previa y parte de la madrugada de ese mismo día el testimonio del ex director general de Operaciones de la ex Secretaría de Inteligencia (SI) Antonio Horacio “Jaime” Stiuso.

Stiuso cree que Nisman no se suicidó sino que fue víctima de un homicidio y apuntó a grupos apoyados por el kirchnerismo contra la acusación del fiscal hacia ex funcionarios iraníes por su presunta responsabilidad en el atentado de 1994 contra la AMIA. Sin embargo, no aportó prueba directa alguna en ese sentido.

Si bien Palmaghini hizo referencia en su resolución a la declaración de Stiuso, de la lectura de su resolución surge que el argumento jurídico central para pasar la causa a los cuestionados tribunales de Comodoro Py es la violación de la correspondencia de la víctima a través del hackeo de sus computadoras y teléfonos celulares. Ese delito es competencia de la Justicia federal. Pero el hackeo ya se conocía desde agosto pasado.

El pase de fuero de la causa había sido reclamado por la familia del fiscal, e incluso la madre de las hijas de Nisman, la jueza también federal, pero con competencia en San Isidro y zona norte, Sandra Arroyo Salgado, pidió que se anexara a una investigación que tiene a su cargo el juez Luis Rodríguez por unas amenazas que habían denunciado tanto su ex esposo como ella. La declaración de Stiuso de la semana pasada fue en esa línea ya que él también dijo haber sido amenazado y por eso justificó su salida del país el año pasado, tras declarar por primera vez en el caso.

En caso de no apelar Lagomarsino y pasar la causa inmediatamente a Comodoro Py se supone que irá a sorteo y le puede tocar a cualquiera de los doce juzgados de ese fuero. Fuentes judiciales advirtieron la posibilidad de que el juez sorteado se excuse y diga que corresponde al tribunal que estaba de turno el día del hallazgo del cadáver de Nisman, 18 de enero de 2015.

Lagomarsino es el técnico informático contratado por Nisman en la Fiscalía AMIA y que dijo haberle entregado el arma que lo mató.

La fiscal Viviana Fein no apelará porque su superior, Ricardo Sáenz, opinó distinto a ella ante la Cámara del Crimen. Como Stiuso, cree que Nisman fue víctima de un homicidio como consecuencia de su labor como fiscal de la causa AMIA. Cuatro días antes de morir Nisman había denunciado a la entonces presidenta Cristina Fernández.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments