Luego de la increíble fuga y posterior persecución que los tuvo como protagonistas durante las primeras semanas del mes de enero, los acusados por el Triple Crimen relacionado a la efedrina deberán enfrentar los cargos correspondientes a su raid delictivo.

Walter Rodríguez, fiscal federal de Santa Fe, requirió las declaraciones indagatorias de Victor Schillachi y los hermanos Martín y Cristian Lanatta, quienes deberán responder por los delitos de robo, daños y resistencia a la autoridad que llevaron adelante durante los catorce días en que duró su intento de huída.

Pero además de dichas imputaciones, Rodríguez centró su atención sobre el tiroteo entre los fugitivos y personal de Gendarmería que se encontraba realizando tareas de rastrillaje en la zona de pastizales de la localidad de San Carlos Centro, en el cual resultó herido el efectivo José María Valdez, quien fue atendido por una herida de arma de fuego en su brazo derecho.

Martín Lanatta, autor del disparo que hirió al gendarme, deberá también enfrentar cargos por el delito de intento de homicidio. “Le efectuó un disparo a Valdez, estando a una distancia de 15 metros y en el momento en el que éste desarmó su posición de tiro”, detalló el fiscal al fundamentar los motivos de la incriminación.

El accionar del personal de las fuerzas que participó del procedimiento también será investigado para identificar posibles desobediencias y establecer su corresponde iniciar sumarios internos.

La fuga de los hermanos Lanatta y Schillaci, quienes estaban condenados a la pena de prisión perpetua por el denominado TRIPLE crimen de General Rodríguez, tuvo lugar en el penal de Alvear el 27 de diciembre pasado.

El sábado 9 de enero fue detenido Martín Lanatta en la localidad santafesina de Cayastá luego de volcar la camioneta en la que huían. En tanto, su hermano y Schillaci continuaron la fuga a pie y fueron apresados el día 11, en una arrocera de la misma localidad.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments