La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el gobierno suizo comenzaron a conversar para que el intercambio de datos de las cuentas de argentinos en ese país se realice en forma automática. Así lo indicaron a LA NACION fuentes que están al tanto de estas conversaciones bilaterales, en vísperas del inicio del blanqueo de capitales que comenzaría el mes próximo.
Con este mismo objetivo, el jefe de la AFIP, Alberto Abad, tiene previsto viajar a Suiza en los próximos meses, según indicaron calificadas fuentes de la Casa de Gobierno. En el organismo tributario aclararon que todavía no hay una fecha precisa para esta visita.

La Argentina y Suiza ya tienen un acuerdo de intercambio de información -en el marco de un tratado para evitar la doble imposición tributaria vigente en forma plena desde enero último-, que fue negociado por la AFIP durante la gestión de Ricardo Echegaray.
El convenio prevé que los datos se intercambien caso por caso, a requerimiento de cada uno de los dos fiscos, pero ahora se iniciaron conversaciones para que en el futuro se llegue a un intercambio automático bilateral, explicaron fuentes extranjeras.

Estas conversaciones se suman a las que ya se iniciaron con el gobierno de Estados Unidos para un acuerdo similar, que se cocinará a fuego lento, pero que tuvo su primer puntapié en la reunión entre Abad y el embajador Noah Mamet. Dado que las entidades financieras radicadas en la Argentina están cumpliendo con el giro de información a Washington en el marco de la ley Fatca -destinada a combatir la evasión en ese país-, la AFIP al menos quiere tener un acuerdo que, en un futuro, contemple el intercambio recíproco de datos, según confirmaron fuentes del organismo.

La AFIP ha firmado ya 20 acuerdos de intercambio bilateral, entre otros, con Andorra, Aruba, Bahamas, Bermudas, islas Caimán, Jersey, Mónaco, Uruguay, China, Sudáfrica y Suiza.

En el caso suizo, el diálogo lo llevan adelante la AFIP y la Administración Federal de Impuestos de ese país, dependiente del Ministerio de Finanzas.

A estas conversaciones bilaterales se suma el hecho de que Suiza es uno de los países que firmaron el acuerdo multilateral de intercambio informativo auspiciado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), junto con otros 100 países.

La “Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal” comenzará a funcionar en 2017, pero algunos países arrancarán un año después; entre ellos, Suiza, que realizará su primer traspaso de datos en septiembre de 2018.

Pero, para el blanqueo, el fisco argentino contará con una ayuda adicional por parte de esa poderosa plaza financiera europea: los principales bancos suizos, UBS y Credit Suisse, entre otros, comenzaron a pedirles a sus clientes argentinos que acrediten si tienen los fondos declarados ante la AFIP.

Al respecto, un importante tributarista señaló que “todos los bancos suizos están haciendo firmar un formulario a sus clientes para tener en claro que tienen la plata declarada, por lo cual el que no entra al blanqueo se expone a un riesgo alto”.

Otro asesor tributario afirmó que “en Suiza los bancos están pidiendo las declaraciones juradas y empujando a la gente con menos de dos millones de dólares a cerrar sus cuentas, a partir del acuerdo de intercambio de información con la Argentina”.

Ante una consulta de LA NACION, en un banco suizo confirmaron la información y afirmaron que hay una decisión explícita de apoyar el blanqueo argentino, a diferencia de lo que se hizo en el anterior, como ocurrió cuando Chile llevó adelante su propio régimen de exteriorización de capitales.

Los controles mundiales por lavado de dinero en general y el escándalo por las cuentas del HSBC en Suiza en particular, a partir del robo de información del ex empleado Hervé Falciani, provocaron este cambio de actitud en las entidades financieras de ese país, acostumbradas a no preguntar nada a sus clientes sobre el origen de sus fondos.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments