El consumo se desploma mes a mes pero los precios no ceden. Por el impulso de los alimentos, la inflación de noviembre fue de 1,6%, en línea con lo esperado por los economistas privados -según el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central- pero lejos aún de los pronósticos que el Gobierno tenía para el cierre del año.
Hubo alguna buena noticia. La inflación núcleo, aquella que elimina los precios regulados y estacionales, se desaceleró una décima (de 1,8% en octubre a 1,7% el mes pasado), aunque todavía sigue estancada en niveles altos. La mala noticia es que los valores de los alimentos volvieron a mostrar una aceleración (de 1,5% a 1,9% durante noviembre) de la mano, principalmente, de los incrementos de las bebidas.

La inflación de octubre había alcanzado un 2,4%, impulsada en casi 1 punto (0,9 puntos porcentuales) por el aumento de las tarifas del gas. El mes pasado, el impacto de esa suba fue mucho menor (de 0,1%), según el informe que ayer publicó el Indec. Eliminadas esas distorsiones, los números de octubre y noviembre convergen en un 1,5 por ciento.
“Si tomás la inflación de 2003 hasta 2015 se registró un promedio de 1,4% mensual”, contó Agustín Bruno, economista jefe de Labour, Capital & Growth (LCG). “Es difícil romper con ese piso. Podés estar algo arriba o abajo, pero todos los meses aparece alguna recomposición que te va a pegar”, agregó.

Para alcanzar la meta de 1,3% promedio mensual anunciada por el Ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, para el cuarto trimestre de 2016 será necesario, cuentan en LCG, desacelerar la inflación al 0,9% mensual en diciembre. “Y con la velocidad crucero de 1,4% mensual sumado a la estacionalidad jugando en contra ese parece un objetivo difícil de alcanzar”, afirmó Bruno.
Pese al menor impacto del aumento del gas durante el mes pasado, los servicios (2,2%) tuvieron alzas superiores a los bienes (1,2%) en el mes, según el informe del Indec. En ese primer rubro, impactaron el aumento del subte y los taxis en territorio porteño.

Los capítulos que lideraron el alza en el índice oficial fueron: Equipamiento y mantenimiento del hogar (+2,6% mensual), dinamizado principalmente por los servicios para el hogar; Alimentos y bebidas, que creció 1,9% en el mes impulsado por Bebidas e infusiones para consumir en el hogar y de Comidas listas para llevar, y Otros bienes y servicios (+1,8% mensual), motorizado por Cigarrillos y Artículos de tocador y belleza.

Entre los alimentos, las mayores subas se dieron en el limón (+32,3%), la lechuga (+17,8%), la manzana (+11,1%), el vino común (+10,8%), la gaseosa base cola (+9,8%), el azúcar (+3,8%), el salame (+3,4%), el agua sin gas (+2,4%), el arroz blanco (+2,4%) y el queso cremoso (+2,3%).

“La respuesta corta es que las empresas fijan precios de los productos que hacen y venden según sus costos. Si estos suben lo trasladan a precios para no perder margen y rentabilidad unitaria”, explicó el economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina cuando LA NACION le preguntó porqué si el consumo se desploma, los precios siguen subiendo.

El analista afirmó que el IPC Ecolatina (GBA) de la primera quincena de diciembre trepó ya 1,7% respecto de la primera quincena del mes pasado. “Con la particularidad de que la inflación core o núcleo se aceleró mínimamente, ya que trepó 2% respecto de la primera quincena de noviembre”, indicó Sigaut Gravina, y afirmó: “Estimamos una suba de 1,9% para diciembre. Además, la segunda quincena suele venir con algo más de subas estacionales por las Fiestas”.

Para la consultora LCG, la inflación del año terminará en un 39,9%. En la Casa Rosada se esperanzaban con cerrar 2016 en un 35%. En la actualidad suena difícil. El Indec no tendrá un dato anual pero el acumulado de la Ciudad de Buenos Aires -siempre más alto que el IPC GBA- ya marcó en noviembre una inflación de 39,3 por ciento.

Las variaciones más relevantes

1,6
Por ciento

Es lo que aumentó en noviembre el índice de precios respecto del mes anterior.

1,9
Por ciento

Se encarecieron porcentualmente en noviembre pasado los alimentos y las bebidas, uno de los rubros que más aumentaron, detrás de Equipamiento y mantenimiento para el hogar.

1,7
Por ciento

Es lo que avanzó el IPC Núcleo en noviembre (el índice que no contempla precios estacionales ni regulados).

10,8
Por ciento

Se incrementó el vino común, uno de los componentes que más aumentó del rubro alimentos y bebidas, junto con las gaseosas, el limón y la lechuga.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments