EL CALAFATE.- Los fiscales que investigan a Cristina Kirchner en la causa Hotesur pidieron ayer el embargo del hotel Alto Calafate, mientras que el pedido judicial también alcanza a la hostería La Aldea, en El Chaltén.
Sobre el hotel de cuatro estrellas, los fiscales consideran que fue “una pieza clave en la maniobra” que, bajo una apariencia legal, le permitió conseguir millonarias ganancias a la familia Kirchner.

De este modo, todas las propiedades de los Kirchner están ahora alcanzadas por alguna medida judicial. En el planteo realizado ante el juez federal Julián Ercolini, los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques solicitaron “la adopción del embargo preventivo” sobre ambos hoteles, porque consideran la medida más adecuada “para resguardar los valores que eventualmente pudieran ser decomisados” y evitar que se diluya el patrimonio.

La investigación indaga acerca de la existencia de “una asociación ilícita entre ex funcionarios públicos y un reducido número de empresarios amigos, dirigida por las más altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y que habría funcionado entre 2003 y 2015” con el objetivo de apropiarse de fondos públicos a través de distintos negocios espurios que tuvieron como epicentro los hoteles de los Kirchner.

Parte de esta operatoria hoy investigada activamente en la Justicia fue publicada por LA NACION en diciembre de 2013 con la revelación de la existencia de contratos retroactivos entre empresas de Báez y el hotel de los Kirchner para la ocupación de habitaciones por montos millonarios que luego no se utilizarían.
Según los fiscales, se habrían canalizado los fondos de origen ilícito de parte de los empresarios hacia la familia Kirchner mediante la actividad hotelera, en lo que denominan “un complejo entramado societario y una serie de operaciones inmobiliarias”, donde, a juzgar por los fiscales, la sociedad accionaria Hotesur y su principal posesión, el hotel Alto Calafate, cobran relevancia en estos momentos.

En la causa se determinó que Néstor Kirchner adquirió la empresa Hotesur, propietaria del hotel Alto Calafate, el 7 de noviembre de 2008, por la cual abonó la suma de 4,9 millones de dólares. Tan sólo tres días después ingresó a la escena Báez a través de Valle Mitre para gerenciar el hotel, hasta el 31 de julio de 2013.

Las ganancias

Además, la Justicia logró determinar a partir de las constancias documentales que sólo entre 2008 y 2013 el hotel de los ex presidentes recibió ganancias de más de cuatro millones de dólares y 12 millones de pesos, mientras que el empresario recibía abultados contratos por obra pública.

En tanto que la firma Valle Mitre, como gerenciadora del hotel Alto Calafate, recibió aproximadamente tres millones de dólares estadounidenses de la estatal Aerolíneas Argentinas, en concepto de contratación como hospedaje para la tripulación en posta entre 2008 y 2013.

Los dividendos eran retirados por los Kirchner en concepto de créditos a sus nombres o de préstamos a favor de Los Sauces SA. Se trata de la sociedad dueña del terreno sobre el cual se erige La Aldea del Chaltén, hostería hoy cerrada, sobre la cual también se pidió que se trabe embargo.

En la misma causa, los fiscales ya habían pedido el embargo preventivo de los bienes inmuebles, muebles registrables y acciones societarias heredados por los hijos del fallecido ex presidente Néstor Kirchner y de aquellos que formaban parte de la sociedad conyugal y les fueron donados en vida vpor su madre.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments