Las autoridades sanitarias recomendaron a través de una resolución que los profesionales comiencen a brindarles información y les ofrezcan el test de VIH “a todas las personas” que atiendan y sin importar el motivo de la consulta. Pero eso será obligatorio cuando se trate de pacientes con infecciones o enfermedades específicas y parejas de las embarazadas.

La decisión, que se publicó ayer en el Boletín Oficial, elimina la necesidad de tener que contar con una orden médica para hacerse la prueba en los hospitales. Bastará con solicitarla y prestar el consentimiento informado.

En la resolución, el Ministerio de Salud enumera las 21 enfermedades o circunstancias que, desde ayer, obliga al equipo médico a ofrecer el test diagnóstico con información en la consulta.

Son, además del abuso sexual, las neumonías graves (o reiteradas), la tuberculosis, las infecciones de transmisión sexual, la psoriasis, la dermatitis seborreica extensa, el herpes zóster, el herpes simple recurrente, la candidiasis oral, las inmunodeficiencias, el linfoma, el cáncer de cuello uterino o ano, cualquier neoplasia, los síndromes mononucleosiformes, los síndromes febriles prolongados o sin diagnóstico definido, las citopenias (anemia, leucopenia, trombocitopenia), las enfermedades autoinmunes, las micosis endémicas, la demencia y las encefalopatías, y cualquier enfermedad “marcadora” del sida.

“Se establece la no obligatoriedad de una orden firmada por un médico para la realización y/o procesamiento de las pruebas para detección del virus del VIH, en todo el sistema público, bastando la simple solicitud y la firma del consentimiento informado de las personas interesadas en cualquier lugar donde se realicen los test”, se lee en el texto.

Se estima que en el país viven 120.000 personas con VIH y que el 30% lo ignora. Además, un tercio de los diagnósticos en los hombres son tardíos y lo mismo pasa con un cuarto de los diagnósticos en las mujeres. “En función de eso nace la necesidad de crear alternativas para facilitar el acceso al diagnóstico del VIH y otras infecciones de transmisión sexual para atender el principio constitucional del derecho a la salud”, se aclara en los fundamentos.

La Nación

Comments

comments