Editorial por Natalia Vargas

Golpeando los palos en las cabezas para abollar con mentiras lo que sostienen, ese es el plan kirchnerista, una guerra de civiles.
Las calles y las paredes manchadas pidiendo fechas, apretando a la central de trabajadores para que le paren el país a un gobierno democrático porque no damos nombres ni instituciones gubernamentales sino que hablamos de nuestra Patria que hoy está en juego, Cristina Fernandez de Kirchner está usando sus ” gordos ” fieles que paran parte de un país que tiene miedo, no de los sucios que amenazan sino del silencio de los que apoyan observando como nos quieren quitar la libertad.

Por años escuchamos al kirchnerismo hablando de los años militares, llorando por aquellos que lucharon y desaparecieron, bajando cuadros y hoy ellos hacen lo que se hacía: persecusión, hostigamiento, lavado de cerebro y golpe de estado con civiles para disimular un poco… según parece ellos están desesperados y no aguantan a octubre, los mandamientos son arrasar con todo.
Los paros no han sido más que la excusa para revolver el avispero argentino, hacer de este marzo un diciembre donde la sangre corra antes de pascuas para tener otra fecha que conmemorar entre las filas de su odio a la libertad.
Estamos en peligro todos, sin paranoía y en plena consciencia de que no hacen falta militares ni bombas para tener un terrorismo como el que estamos viviendo, donde se vió que un grupo como La Cámpora exija fechas a la CGT solo porque necesita que el conflicto se instale para darle lugar al renunciamiento del presidente que fue elegido democraticamente?.

Nos hacen terrorismo porque son un grupo escondido que asalta nuestras paredes, viola nuestras calles y nos amenaza de no pararnos porque al que se atreva viene el grupo fuerte, grupos como Polo Obrero que haciendo un acampe exige fechas a la CGT , nos persiguen si decimos que no queremos kirchnerismo diciendo que somos macristas porque no entienden el concepto de defender la democracia, nos están cercando y solo para defender uno de los peores cánceres de argentina que es CFK.

La democracia es jóven, tengo la edad que tiene ella y juré a mis nueve años defender la Patria, defenderla con mi vida y lo que todos debemos hacer, no por Macri sino porque debemos hacer cumplir un mandato que elegió la mayoría, para castigos las urnas, para castigos el debate, no quiero niños rehenes de docentes que ahora recién recuerdan que deben cobrar más, no quiero carteles diciéndome que Cristina es la democracia, basta de corrupción y de silencio crónico, no seas cómplice.

Comments

comments