El conflicto entre los gremios docentes y el Gobierno sigue tensándose y el vínculo pende ahora de un hilo. Luego de que anteanoche los gremialistas fueron desalojados por la policía porteña mientras intentaban montar una “escuela itinerante” frente al Congreso, los maestros decidieron avanzar hoy con un nuevo paro nacional.

Ayer por la tarde, además, en repudio de la acción policial, los docentes organizaron un abrazo simbólico frente al Congreso, en el inicio de una semana en la que no estaba prevista ninguna medida de fuerza.

“Vamos a seguir. Estamos cansados de tantas acciones, pero seguimos firmes y tenemos plan B, C y D. Vamos a mantener la lucha todo lo que sea necesario”, dijo ayer a los medios Roberto Baradel , líder de Suteba, mientras esperaba que comenzara el acto en la plaza del Congreso.

Baradel afirmó que anteayer presentaron “el mismo papel que usamos cuando hacemos marchas”, en referencia al permiso necesario para construir o intervenir un espacio público. El gobierno porteño desmintió que haya sido así, pero el vicejefe de gobierno, Diego Santilli, aseguró que si se piden los permisos y la estructura prevista cumple con las normas de seguridad, se podrá instalar.

Según fuentes del gobierno de la ciudad, ayer se inició por primera vez el trámite para instalar la “escuela itinerante”. Pero aclararon que la documentación presentada es parcial y le faltan elementos como una evaluación técnica. Con el trámite completo, los maestros deberían poder montar la estructura.

Ayer por la mañana, en conferencia de prensa, la titular de la Ctera, Sonia Alesso, anunció el paro de hoy en repudio de la acción policial. “No vamos a permitir que se reprima a un trabajador. Esto no es una guerra, hay que cumplir con las leyes.”

Alesso se refirió así a la negativa del Gobierno a convocar una paritaria nacional que fije un piso salarial. Este reclamo, central para los gremios docentes, podría efectivizarse mañana si el Gobierno no apelara el fallo de la jueza de La Plata Dora Eva Temis, que lo obliga a tomar esta medida.

Con los enfrentamientos de anteanoche y el paro de hoy se abrió un nuevo capítulo en el conflicto con los docentes. La semana pasada, tras una consulta de varios sindicatos a las bases, el Frente de Unidad Docente, que los agrupa, había decido alternar entre paros y otras medidas de fuerza, pero con los chicos en el aula. La iniciativa permitía vislumbrar una posible salida del conflicto, iniciado en el comienzo del ciclo lectivo.

Sin embargo, ante los choques de anteanoche, que terminaron con dos detenidos, luego liberados, los docentes cerraron filas y recrudecieron su postura con el llamado a un nuevo paro para hoy.

A la medida de fuerza convocada por la Ctera se plegaron los sindicatos que conforman el Frente de Unidad Docente y gremios de distintas provincias y distritos, como Buenos Aires, Capital Federal, Neuquén, Mendoza, Córdoba y Jujuy, entre otras. Incluso evalúan nuevas medidas de fuerza en reclamo de un aumento salarial mayor. Mañana se organizarán actos en las escuelas y se leerán cartas que alumnos y padres hayan acercado a los docentes en solidaridad con su reclamo.

“Este paro de mañana (por hoy) es por la represión que sufrimos el domingo. Nosotros teníamos una alternativa pacífica que era instalar la escuela itinerante y nos golpearon”, dijo a LA NACION Mariano Denegris, vocero de la UTE.

Con respecto a la conciliación obligatoria aseguró: “Le insistimos a Esteban Bullrich (ministro de Educación) que tiene ahí la posibilidad de destrabar el conflicto docente. Es algo que estableció la Justicia y debería respetarse”.

Por último, Denegris dijo que después de las acciones de anteayer no recibieron ningún tipo de convocatoria a negociar con las autoridades. Mientras, siguen acumulándose las semanas sin clases. La provincia que encabeza el triste ranking es Neuquén, con 22 días de aulas vacías. La secunda Santa Cruz, con 21, y en tercer lugar está Buenos Aires, con 17.

En pleno conflicto, el bloque de diputados del Frente Renovador, de Sergio Massa, adelantó que pedirá una sesión especial en el Congreso para conformar una mesa de diálogo con los maestros. La idea es que representantes gremiales se sienten a negociar con funcionarios a fin de buscar soluciones al enfrentamiento.

Entre los que participaron del acto de ayer frente al Congreso estuvieron Sonia Alesso, titular de la Ctera; Baradel; Eduardo López, secretario general de la UTE; Pedro Bayúgar, secretario gremial de Sadop, y Hugo Yasky, secretario general de la CTA, entre otros.

fuente LA NACION

Comments

comments