El conflicto entre la diputada Elisa Carrió y el presidente de la Corte Suprema , Ricardo Lorenzetti , escaló a un punto de no retorno: el juez dio por terminado el intercambio de cartas documento y prepara una demanda millonaria contra la legisladora, que lo acusó de manejos oscuros con su patrimonio y los contratos del máximo tribunal.

Este escenario de disputa incomoda cada vez más al Gobierno, que a través del ministro de Justicia, Germán Garavano, pidió ayer ser “muy prudentes” ante las denuncias de su aliada política y señaló que se trata de una “cuestión institucional”.

El enfrentamiento entre Lilita y Lorenzetti es de larga data. Carrió lo fogoneó y explotó cuando el máximo tribunal dictó una sentencia que puso un límite de 75 años a la permanencia de los jueces en sus cargos. El fallo dejó fuera de la Justicia a su amigo, el camarista platense Leopoldo Schifrin, y puso en jaque a su otra amiga, la jueza María Servini de Cubría, que supera esa edad, pero está protegida por un recurso de amparo.

Ante el tenor de las acusaciones, Lorenzetti le mandó a Carrió una carta documento en la que la exhortó a rectificarse públicamente. Pero, lejos de hacerlo, Carrió presentó esa misma mañana un pedido de juicio político contra el titular de la Corte. Sintetizó en 83 carillas unas 24 acusaciones en las que cuestiona las declaraciones juradas de bienes del juez, las contrataciones del tribunal, su patrimonio, sus supuestas simpatías políticas y su manejo del presupuesto.

Lorenzetti estalló puertas adentro del tribunal. Puertas afuera, sus allegados difundieron un memo sin firma en el que rechazaban todas las acusaciones y señalaban que las decisiones no habían sido del juez supremo, sino de todo el tribunal.

Mauricio Macri dijo que no suscribía las acusaciones contra Lorenzetti, lo mismo que Garavano.

El conflicto escaló ayer cuando Lorenzetti le mandó una segunda carta documento a Carrió en la que directamente le dice que le va a iniciar una demanda civil. Su abogado, Jorge Rizzo, presidente del Colegio Público de Abogados de la Ciudad, adelantó en diálogo con LA NACIÓN que “el reclamo económico será muy jugoso, de varios ceros”, y que “está relacionado con la importancia del difamado”.

“Hay daño institucional muy grande, porque la mayoría de las acusaciones no son contra un juez nada más, sino contra toda la Corte”, dijo Rizzo. En su carta documento, que cierra el diálogo epistolar y abre el camino para que Lorenzetti redacte su demanda y la presente, el juez de la Corte señala que “no habiendo cesado su conducta”, le iniciará a la diputada “acción de responsabilidad civil por daños”.

Carrió estaba denunciada por sus bienes, pero el caso había sido cerrado. Este mes, la Cámara Federal reabrió la causa y la legisladora sostiene que influyó Lorenzetti.

“Pretende que los jueces no investiguen su patrimonio, ya que es evidente que su último ataque pretende que yo incida sobre la decisión de jueces de grado, lo que me está prohibido… No tengo ninguna relación con la denuncia penal que ha mencionado, ni conozco los hechos, ni pongo en duda su honradez, ni su honor”, embistió. Lorenzetti le reprochó a Carrió el inicio de “una suerte de guerra política”, pero le advirtió: “No participaré”.

Carrió eludió responderle directamente y eligió mandar a su tropa a contestarle al juez. En un comunicado, el diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez expresó su “agradecimiento” por la “solidaridad” manifestada por el presidente Macri con Carrió y también por las expresiones en ese sentido de la vicepresidenta Gabriela Michetti.

En tanto, la secretaria general de la CC-ARI Maricel Etchecoin, el legislador porteño Maximiliano Ferraro y el diputado nacional Sánchez salieron a respaldar a Carrió: “No necesitamos cartas de Lorenzetti, lo que queremos es que muestre sus declaraciones juradas”, advirtieron en un comunicado, y agregaron que “esto no se trata de una guerra, se trata de transparencia y de trabajar de cara a la ciudadanía, algo que no estaría sucediendo en el caso de Lorenzetti”.

Garavano, incómodo por la magnitud del conflicto, evitó seguir echándole combustible. “Quiero ser muy cuidadoso con esto; se trata de una representante importante del espectro del Gobierno y es una acusación contra el presidente de la Corte, así que me parece que tenemos que tratar de ser muy prudentes y ver que las instituciones funcionen y se analicen las cuestiones que plantea la diputada.”

Una disputa que crece

Elisa Carrió
Diputada nacional

Acusaciones: Mantiene una larga disputa con el presidente de la Corte, a quien acusó -entre otras cosas- de oscuros manejos presupuestarios y reclamó su declaración jurada de bienes; además, días atrás Carrió presentó en la Cámara de Diputados un pedido de juicio político en su contra

Ricardo Lorenzetti
Titular de la corte suprema

Demanda millonaria: Frente a las denuncias de la diputada, el titular de la Corte le envió dos cartas documento, la segunda de las cuales se difundió ayer y en la que adelanta que le iniciará una demanda por daños; su abogado advirtió que el reclamo ascenderá a una cifra de “varios ceros”

fuente LA NACION

Comments

comments