La vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, la diputada kirchnerista Diana Conti, acusó al oficialismo de proceder de manera inconstitucional con la expulsión de Julio De Vido y advirtió que, de aprobarse, se estaría creando un “antecedente peligroso” para el resto de los legisladores.

-¿Por qué sostiene que la expulsión de De Vido, de aprobarse, sería inconstitucional?

-Porque la expulsión de un legislador debe ejecutarse por razones sobrevinientes a su cargo, es decir, por una actitud indigna proveniente de su actividad como legislador. No por situaciones previas. Salvo en el caso de delitos de lesa humanidad, por eso promovimos en su momento que ni [el ex comisario] Luis Patti ni [el ex gobernador tucumano] Domingo Bussi asumieran como diputados. Aun tratándose de delincuentes de lesa humanidad, aun habiendo utilizado las facultades sancionatorias, la Corte Suprema decidió luego que el Congreso había hecho un uso inconstitucional de esas atribuciones.

-El oficialismo sostiene que los cinco procesamientos se dictaron después de que De Vido asumiera como diputado.

-Son situaciones procesales en plena instrucción, que no están firmes y no tienen una condena. Los tratados internacionales que suscribió nuestro país exigen que haya una condena para que un ciudadano no pueda ejercer un cargo público. Si hiciéramos un debate más desapasionado de la Constitución nacional veríamos que el debate es nulo de nulidad absoluta y carece de base constitucional.

-El bloque de Cambiemos dice que lo que se discute es político, no jurídico, y que De Vido no es idóneo para ocupar su banca por la cantidad de causas judiciales que afronta.

-Pero si uno se va a guiar por el número de denuncias o de procesamientos que un legislador tenga para expulsarlo del cuerpo, se están creando precedentes nefastos para la representación popular que ejercemos. Está claro que Cambiemos está haciendo un uso electoral del tema; coloca toda la atención en el caso De Vido y le quita el foco a los verdaderos problemas del país, las dificultades económicas y sociales que padece la gente.

fuente LA NACION

Comments

comments