Pidió la renuncia de un funcionario de Vialidad por contrataciones irregulares y profundizó las diferencias entre ambos partidos.

El santafesino Hermes Binner fue el segundo candidato presidencial con el 16,87 por ciento de los votos, detrás de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Ya tiene sucesor para la gobernación de Santa Fe, su compañero socialista Antonio Bonfatti. Y a pesar de cierta cercanía con el oficialismo, muchos lo ven como el futuro líder de la oposición.

Binner se dedicará en los próximos meses a la “construcción definitiva del Frente Amplio Progresista”. Pero antes de abandonar la gobernación y pasar al llano, tiene un asunto que resolver: un escándalo que derivó en renuncias de sus funcionarios y profundizó las internas entre el socialismo y el radicalismo santafesino.

El conflicto estalló cuando el Departamento Provincial de Vialidad de Santa Fe, encabezado por el radical Edgardo Martino, contrató sin concurso previo a 236 agentes.

“Es una situación vergonzante que a través de un decreto de llamado a concurso se nombre a dedo a 220 personas, no es lo correcto”, cuestionó Binner, quien reclamó a la UCR santafesina que exija la renuncia a sus correligionarios.

Martino replicó al diario El Litoral que esa metodología “está autorizada por lo que establece el convenio colectivo de Vialidad. De hecho, se han dado contrataciones a partir del año pasado, y nunca se me objetó la metodología. Es habitual, diría, dentro de lo que es la Dirección de Vialidad”.

Martino renunció hoy a su cargo y criticó “la desinformación del gobernador porque en las actas están las firmas de todos los que participamos de la negociación con el gremio”. Por su parte, Binner también le pidió la renuncia al subadministrador de Vialidad, el socialista Rafael De Córdoba.

La discusión tiene lugar mientras el socialismo y el radicalismo santafesinos disputan los cargos para la próxima gestión de Bonfatti. Hasta ahora sólo se confirmó a Rubén Galassi como próximo ministro de Gobierno

Comments

comments