25 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Testimonio de una sobreviviente canadiense de la mega minería de Osisko.

Increíble testimonio de Myriam una ciudadana de la ciudad de Malartic en Québec, Canadá quien relató su terrible relato a partir de la llegada de la megaminera Osisko
Mining Corporation.

 

La mina destruyó el territorio y a pesar de las denuncias del mismo pueblo, los vecinos fueron obligados a dejar sus casas y trasladarse a otros lugares perdiendo todo lo que habían construido hasta el momento.

«La mina es a cielo abierto y se instaló en pleno centro de la ciudad que iba a desplazar a más del 25% de la población pero ahora hay gente que vive directamente al lado del oyo de explotación».

«El proyecto es un inmenso oyo a cielo abierto de 2 kilómetros por 800 metros de diametro que a mí me deslocalizó y fuí forzada a dejar mí casa por el proyecto de mina a cielo abierto de Osisko».

«Osisko llegó en 2006, al principio había rumores que iban a hacer una mina a cielo abierto, pero no sabíamos que compañía era, hasta que un periódico dijo que una mina a cielo abierto iba a implantarse en Malartic».

«A partir de ese momento guardas de seguridad empezaron a pasear en camiones a través de la ciudad para vigilarnos y ver lo que hacíamos por que la mina estaba explorando en el barrio al frente de nuestras casas, tomaban muestras en el subsuelo a 10 metros de las casas y las personas tuvieron que aguantar el ruido y los gases».

«Para conseguir mudar a la gente y las casas, empezaron a comprar a la gente, regalando carne, haciendo promesas de mejoras y parece que funcionó porque no hubo resistencia al proyecto de Osisko, sólo fuimos 20 personas que nos resistimos».

«La propaganda de la compañía fue que iban a llevar la economía, que iban a dar empleo, a crear riquezas pero sabíamos muy bien que no van a crear riquezas, lo único que van a hacer es una mina que dura 10 años, van a vaciar el recurso y se van air dejando el lugar contaminado».

«Es ridículo, la mina va a hacer millones y no queda nada a la ciudad, como ciudadano siento que no valemos mucho para ellos y sinceramente lo que veo es que la mina y que el gobierno son la misma cosa y se organizan para desplazarnos».

«Quiero decirles que su arma más fuerte contra Osisko, lo que no tuvimos en Malartic, es que sean unidos, tienen que ser solidarios todos juntos y decir «No, nosotros vamos a quedarnos acá» y vamos a seguir luchando contra todo eso».

Fuente: www.miradorfm.com.ar

Comments

comments