22 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

«No veo a Máximo como heredero político de Kirchner»

La periodista  Adriana Balaguer habla sobre su libro «Hijos del poder», en el que cuenta las vidas de Máximo y Florencia Kirchner, Ricardo Alfonsín, Antonio y Aíto de la Rúa, Carlos Nair Menem, Dalma Maradona y Tomás Costantini, entre otros

Por Víctor Pombinho  | LA NACION

La periodista Adriana Balaguer cuenta en su nuevo libro, Hijos del poder, los herederos de la política y los negocios cómo es la vida de Máximo y Florencia Kirchner, Ricardo Alfonsín, Antonio y Aíto de la Rúa, Carlos Nair Menem, Claudia Rucci, Dalma Maradona, Matías Garfunkel y Tomás Costantini, entre otros.

 

  

Cristina, Nestor, Florencia y Máximo en la asunción presidencial de 2003.  Foto: Archivo
Foto 1 de 14

 

 ¿Cómo definiste la lista de hijos de poderosos que ibas a investigar? 
Básicamente busqué personajes que representaran el poder en la Argentina, que me parecía mucho más amplio que el poder político. Y arranqué por el poder político y económico y después empezó a tallar también lo mediático, el poder del fútbol. Y después busqué personajes para los que no hiciera falta mencionar el apellido para que la gente supiera de quién se estaba hablando: Dalma, «Aíto», Nair. Por otro lado, de Garfunkel y Costantini me interesó que no necesitan exponerse como lo hacen para lograr lo que tienen, pero los tienta definir el poder con lo mediático y salen con modelos.

 

 

Adriana Balaguer. 

 

 

Los hijos de empresarios son en tu libro los que aparecen con vidas más desenfocadas, sacando a Carlitos Nair. Pareciera que no saben qué hacer con el poder y el dinero que tienen. 
En ambos casos tuvieron padres que la tuvieron muy clara, a los que ellos admiraron. En el caso de Costantini, siente que no lo puede alcanzar, le queda gigante el padre. Desde ese lugar hay una exigencia muy grande y le cuesta cumplir con la fantasía de qué hijo quería. Y en el caso de Matías Garfunkel me parece que es un tipo que quiere seguir los pasos del padre. Así como hay hijos que quieren trascender a sus padres, hay hijos que los quieren continuar, y vos te das cuenta hasta en el tipo de negocios que va eligiendo, que sigue buscando lo mismo. Y que tranquilamente la Vanucci podría haber sido una mujer de su padre. Los Pérez Companc, por ejemplo tienen otro perfil.

 

«Es más duro en Argentina tener un padre con poder que una madre puta»

 

Anteriormente escribí «Hijos de puta», un libro sobre historias de hijos de prostitutas. Y creo que les cuesta menos aceptar su vida a los hijos de prostitutas. Es más duro en Argentina tener un padre con poder que una madre puta, porque ¿qué más pueden decir de vos cuando tu madre es prostituta? En cambio los hijos de poderosos tienen unas mochilas tremendas.

¿Con qué dificultad te encontraste a la hora de buscar información sobre los hijos de los Kirchner?
Con que no quieren hablar. Me da la impresión de que Máximo y Florencia no hablan porque no les gusta el lugar que les tocó, porque hubieran preferido otra opción para sus vidas. De hecho, Máximo fue a la escuela de periodismo TEA, hizo un intento por ser otra cosa que cortó en el camino y volvió un poco corrido por la situación de la noche porteña a Santa Cruz y se quedó allá custodiado por la gente designada por sus padres para que lo siguieran de cerca.

¿Pero le gustaba tanto la noche a Máximo? Parece un tipo tranquilo. 
No, pero algunas cosas de la noche lo tentaron y sus padres tomaron cartas en el asunto.

¿Y en el caso de Florencia? 
Ella también tenía otra búsqueda. Fue muy rebelde. Los dos hicieron su búsqueda y ahora están acompañando a su madre como mamá. Los marcó mucho la muerte del padre. Yo hago hincapié en el libro en esa situación, en el momento en que lo más privado se convierte en tan público. Y después están los que son más papistas que el Papa y que también, a partir de que Máximo no habla aprovechan la situación para decirte «él habla conmigo». El «no» lo tuve de ellos y del entorno. Obviamente hay segundas y terceras líneas en las que te podés filtrar, pero con mucha paranoia. Ellos de esa especulación han hecho el poder de La Cámpora, de ese silencio, de esa cosa medio maquiavélica. Lugares en el poder ocupan, pero no sé si es una construcción política que pueda trascender a Cristina.

¿Máximo es el líder real de La Cámpora? 
Es cierto que está arriba de muchos temas y hace un control de las cosas que pueden golpear a la madre. Me parece que tienen la paranoia de que Cristina se queda sola en el poder y que la tienen que cuidar. Pero el origen de La Cámpora fue otro. Néstor Kirchner eligió crear a La Cámpora. No fue como la Coordinadora radical que venía de la militancia universitaria. La Cámpora la armó Dante Gullo con Néstor Kirchner. Me parece importante marcar esta diferencia entre La Cámpora, que sostiene supuestamente Máximo, y la Coordinadora . Son dos movimientos totalmente distintos. Los dirigentes de la Coordinadora trascendieron a Alfonsín y yo no estoy segura de si esto va a pasar con La Cámpora.

 

«Hoy Cristina confía en Máximo, en Zannini y pará de contar»

 

¿Pero es verdad que Máximo maneja tanto poder? 
Yo creo que le zumba el oído a la madre. Pasa un fin de semana en El Calafate y le hace la cabeza, sobre los pro y los contra de Moyano, y los pro y los contra de Boudou, «este pibe que se agrandó en la campaña con la guitarrita». Y la verdad es que hoy la madre confía en Máximo, en Zannini y pará de contar. Me parece que desde ese lugar ejerce el poder.

¿Tiene cualidades para continuar el legado del padre? 
No. Hay que saber administrar. Kirchner había administrado una intendencia, una provincia… Ahora especulan con que va a ser diputado, pero son rumores para crear un mito. No lo veo como el heredero político de Kirchner. Es un tipo que asumió la respondabilidad de cuidar a su familia. Desde ese lugar va a acompañar a su madre, pero no es un tipo al que la política le interese. Si no ya sería lo que quisiese, podría ser jefe de Gabinete.

¿Y pensás que Florencia podrá desarrollar su vocación por el cine? 
Me la imagino medio Dalmita Maradona, podría ser actriz o cineasta. Es un personaje, muy rebelde, es un poco más libre. Con respecto al documental de su padre, ella lo que hizo fue una búsqueda de imágenes y el armado de una exposición de fotos itinerante. Me dijeron que ella lo vivía como un duelo.

¿Está de novia? 
No, ahora no. Tuvo un par de novios de La Cámpora.

¿Cómo es el triángulo Hugo-Pablo-Facundo Moyano? 
Yo creo que Pablo es el heredero con todas las letras de Hugo. Quien conoce el juego del toma y daca, y sabe apretar, es Pablo. Tiene calle, no sé si muñeca política. Los dos tienen distinta formación, distinta madre y distinto origen económico, aunque tengan el mismo padre. Los dos compiten, tienen poca relación. Facundo no tendría el lugar que tiene si no estuvieran Hugo primero y Pablo después.

 

«Carlitos Nair es un pibe muy solo, que vive muy a la deriva»

 

Carlitos Nair es el personaje más estrambótico del libro. ¿Cómo lo viste? 
Soy madre de tres hijos y me despertó mucha ternura. Es un pibe muy solo, que vive muy a la deriva, muy caótica su vida, tiene secuelas físicas de sus choques. Hace mucho esfuerzo por cumplirle al padre, para parecerse un poquito a Junior y no lo logra. La verdad es que está en banda. Tiene un laburo en el Senado al que va de vez en cuando, le atiende el teléfono al padre. Estudia Relaciones Internacionales. Pero es un pibe al que le tienta la noche como le tentó al hermano y al padre. Cuando choca en un auto de colección, es un Taunus rojo . No tiene todos los beneficios del poder.

Creo que ha sufrido más el poder que los otros chicos: se le suicidó la madre, tardó en ser admitido por su padre y tuvo que luchar para que le dieran el apellido. Tiene una carga que le va a llevar mucho tiempo. El padre lo aceptó porque no le quedó otra, y Zulemita lo juzga todo el tiempo. Hay escenas tremendas entre Calitos Nair y su padre. La perlita del libro es el hallazgo del diario íntimo de Martha Meza, su madre.

Los hijos de Duhalde son los más desconocidos. Y mostrás a una familias sencilla, en contraposición, tal vez, con los Menem. 
Es una típica familia del Conurbano. Los hijos fueron siempre a la escuela de barrio, las chicas se casaron con sus novios del barrio. Se mantuvieron al margen de las carreras políticas de los padres.

 

«Ricardo Alfonsín no pudo ser otra cosa que una mala copia del padre»

 

Ricardo Alfonsín es el más parecido al padre… 
No pudo ser otra cosa que una mala copia del padre y por eso perdió las elecciones. Me parece que es un tipo que quiso más poder porque en algun momento lo vivió, pero no supo rodearse de la gente que podría haberlo orientado mejor. Tiene el entorno de un político provinciano, los hijos políticos de Alfonsín lo detestan. No tiene visión política. Usa los trajes del padre, tiene la misma secretaria, se convirtió en una caricatura.

¿Y cómo lo viste tras la derrota? 
Baqueteado, como ausente. Me parece que no va a tener chances por mucho tiempo.

¿Cuál de los hijos del poder que investigaste disfruta más de esa situación? 
Aíto de la Rúa. La hizo bárbaro. Porque cuando el padre fue presidente estuvo cerca, pero no quedó tan expuesto como Antonio. Miró y aprendió. Es interesante el juego de los dos, acercándose como hijos, no con el objetivo de ser candidatos a nada. Es fuerte tener un padre presidente. Ellos venían de lo mediático y tomaron herramientas y aprendieron cosas que les sirvieron para seguir su vida en el showbusiness, lejos de Argentina.

¿Y el que más sufrió? 
Carlitos Nair. La sigue sufriendo.

Comments

comments