25 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Por las trabas de Moreno, crece la falta de productos importados

La escasez se siente en alimentos, electrodomésticos, autopartes y artículos para bebes, entre otros.

La preocupación del Gobierno por la salida de dólares ya tiene un impacto concreto en la vida cotidiana de los argentinos. Lastrabas a las importaciones impuestas por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, comenzaron a provocar crecientes faltantes de productos en los comercios y cierto temor sobre el impacto que estas medidas podrían tener sobre el empleo.

Pese a que la presidenta Cristina Kirchner festejó en varias oportunidades el superávit comercial que obtuvo en los primeros meses del año, la contracara de esos números aparece, con cada vez más frecuencia, encarnada en la difícil tarea de conseguir desde algunas autopartes, electrónicos, ropa, electrodomésticos y alimentos hasta productos para bebes, grifería, neumáticos o lozas importadas, según pudo corroborar LA NACION en una breve recorrida por la ciudad.

«Dentro de poco, los únicos pañales que voy a conseguir van a ser los de Angola», afirmó con sorna José Luis Giorgio, el dueño de un local especializado en artículos para bebes en Güemes al 4000, en Palermo. «No tengo nada importado. No entran productos Chicco [Italia] o Nuk [Alemania]. Está todo frenado en un contenedor», señaló el empresario mientras mostraba el depósito vacío y contaba que piensa cerrar su negocio en un mes. «Me están matando. Tengo varios pedidos de mercadería y no la puedo entregar porque no llega», indicó enfurecido y mostrando un panel de corcho en la pared con las reservas de productos de sus clientes.

«No puedo conseguir soda Ivess», explicó cruzado de brazos y con cara preocupada, por su parte, el dueño de un minimercado en Ayacucho y Peña que exhibía góndolas con importantes espacios vacíos. «Dicen que los fabricantes no pueden traer los picos», agregó. «Hay dificultad para conseguir varios productos», graficó, mientras de fondo el carnicero del establecimiento confirmaba que tampoco había fiambre importado. Pero los nacionales también estarían sufriendo las consecuencias de las trabas impuestas por Moreno. «Me falta mucho de la línea Paladini. Me dijeron que les están trabando una materia prima que traen de Chile», relató el hombre, para luegoquejarse del desabastecimiento del Cif para pisos y de la línea de champús Pantene.

En el caso de la ropa, el funcionario preferido de la Presidenta logró un acuerdo que, de algún modo, también beneficiará a los consumidores. Marcas como Nike, Adidas, Lacoste, Zara, Falabella y más recientemente Levi’s le prometieron a Moreno mantener los precios del año pasado para, a cambio, tener la posibilidad de importar algunos de sus productos. «Nos estamos quedando sin productos y si en dos meses no hay un cambio, va a haber problemas», había dicho preocupado uno de los ejecutivos de esas populares marcas a comienzos de febrero.

Los electrodomésticos que decoran las vidrieras de los comercios y algunos supermercados ya son, en su mayoría, nacionales. «Importado no hay nada ahora y tampoco va a haber», contaron en una cadena francesa ubicada en un shopping de Barrio Norte. «De vez en cuando entra una heladera de afuera y se la llevan volando. Planchas creo que entró una importada hace un año y medio», dijo el vendedor. «Licuadoras de las buenas, Braun o Black & Decker, ya no existen», confirmó.

«Está muy complicado», afirmó Fernando, dueño de un service de computadoras del microcentro. «Los repuestos de lo que trabajo, integrados de video, no se fabrican acá y no nos dejan entrar nada», confió.

«Están faltando muchas piezas y esto nos hace perder mucho tiempo», señaló en tanto Gabriel, un mecánico de Belgrano. «Faltan electrónica y cerrajería.Y de los autos importados, desde el filtro hasta el último tornillo», contó, y agregó que sufre este problema en su taller desde hace cuatro meses. «Antes desarmaba el auto y buscaba la pieza. Hoy primero averiguo si existe y después desarmo el auto», comentó.

MENOS PESCADO

«No hay nada, no hay mercadería», relató un encargado de una gomería en la calle Juan B. Justo. Enfrente, en una conocida firma chilena de artículos para el hogar se informó que «de [productos] importados no hay nada y no existe fecha para que entren». Más específicamente, se señaló que no había grifería ni loza para pisos provenientes del exterior.

En tanto, a menos de un mes de la semana de más venta en el año, las pescaderías porteñas se quedaron sin uno de sus productos estrella. A raíz de las restricciones se frenó el ingreso del salmón rosado proveniente de Chile, que abastece a casi el 100% de las pescaderías, restaurantes y cadenas de sushi de la Argentina.

Las empresas importadoras explicaron que todos los pedidos de compra en el exterior se encuentran paralizados en la Secretaría de Comercio Interior a la espera de una autorización. El faltante se tradujo en un aumento de precio y las partidas que llegan al país vía triangulaciones. «Antes recibíamos salmón rosado todos los días y ahora son más los días en que no entra, con el consiguiente aumento de precio, que en los últimos días fue del 15 por ciento», explicó Eugenia, de la pescadería La Brótola, de Recoleta.

«También tenemos problemas con otros productos, como los camarones y los langostinos de Ecuador», dijo Alejandro, de la distribuidora Mariscos Buenos Aires.

Comments

comments