24 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Se siguen agravando los problemas con la yerba

 El Gobierno asegur� que iba a regularizar la situaci�n, pero contin�a habiendo escasez, el precio no baja y hay nuevos problemas con los productores.

El Gobierno aseguró que iba a regularizar la situación, pero continúa habiendo escasez, el precio no baja y hay nuevos problemas con los productores.

El Gobierno no logra controlar el problema del aumento y la escasez de yerba, y encima las acciones que encaró generan nuevos inconvenientes que complicarían aún más la provisión del producto en los supermercados.

Hace una semana, la presidenta Cristina Kirchner aseguraba que en siete días estaría normalizada la provisión de yerba en los comercios, al tiempo que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, establecía un acuerdo con dos grandes empresas (Molinos Río de la Plata y Las Marías) para bajar los precios. Además, la mandataria había amenazado con aplicar la ley de Abastecimiento y con importar yerba en caso de que el costo de venta al público no bajara.

Sin embargo, nada de esto sucedió: en numerosos supermercados y comercios siguen las restricciones a la compra del producto, y los precios se mantienen iguales. Por esta razón, ayer salió el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, a advertir por segunda vez que clausurarían comercios si los precios no bajan (ver aparte).

Contra los pequeños productores
Las amenazas del Gobierno no parecen surtir ningún efecto sobre las grandes empresas de la industria yerbatera y los supermercados, que son quienes en definitiva se benefician con el aumento.

De hecho, hubo una resolución del Ministerio de Agricultura que perjudica otra vez al sector más postergado de la cadena: los pequeños productores misioneros y correntinos.

Hace un mes, este sector consiguió, tras varias protestas, que el Gobierno aumentara el precio que se les paga por el kilo de yerba mate, que fue llevado a $ 1,70. Sin embargo, una resolución de la cartera que conduce Norberto Yauhar conocida el viernes advierte que los nuevos valores permitidos “incluyen los impuestos correspondientes”. Eso significa, para los yerbateros, que deben pagar el IVA, a pesar de que se trata de materia prima y no lleva valor agregado.

Esta resolución del Gobierno es abiertamente ilegal, según explicó Enrique Kuzco, representante de los productores en el Instituto Nacional de Yerba Mate: “La ley es bien clara, donde dice que la yerba canchada y hoja verde son materia prima, por lo tanto se evade el IVA”.

En el mismo sentido, Raúl Kosinski, productor y secretario de la Federación Agraria misionera, aseguró a Hoy: “Según el artículo 10 de la ley del IVA, no nos pueden cobrar el impuesto”. Además, relató que hoy “va a haber una asamblea de productores, tareferos, secaderos, pequeños y medianos molinos, para ver qué medidas se adoptan al respecto, para que nos paguen el precio que nos tienen que pagar por el producto, que es $ 1,70, según lo acordado”.

Ahora amenazan con sanciones

El ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, reconoció ayer que en la cadena de comercialización es donde se registran los problemas con el precio de la yerba mate, con márgenes de ganancia “demenciales”, que en algunos casos trepan al 120 por ciento.

Yauhar dijo además que lo que está pasando con el precio de la yerba es “delincuencial”, y advirtió que se iban a clausurar todos los negocios que fuera necesario, en caso de que vendieran el producto a un precio superior al acordado.
Pareciera que Yauhar fuera un mero relator de la realidad, cuando es parte de un gobierno que es el máximo responsable de lo que ocurre con la yerba. Hasta el momento, las amenazas de los funcionarios del Gobierno no han dado resultado, por lo que los mecanismos de presión hacia el sector no parecen ser efectivos, y al mismo tiempo crece el enojo de los pequeños productores. “Esto debe ser una viveza del secretario de Comercio Interior para conseguir yerba barata, perjudicando a toda la cadena”, aseguró Enrique Kuzco, representante de los productores en el Instituto Nacional de Yerba Mate.

Llaman a boicotear la compra

El representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, llamó a “boicotear la compra de yerba mate a precios abusivos”, teniendo en cuenta que en algunos supermercados el precio llegó hasta 35 pesos el paquete.

Además, reclamó “la aplicación de las leyes de Abastecimiento, de Defensa del Consumidor, de Defensa de la Competencia o la ley Antimonopolio, de Lealtad Comercial y de Emergencia Económica, para terminar con las prácticas abusivas, especulativas y antisociales”.

En foco 
Avanza la destrucción K

Lo que está ocurriendo en la Argentina con el precio de la yerba trae a la memoria la película Las aguas bajan turbias, protagonizada por Hugo del Carril, que muestra con crudeza las prácticas de los grandes terratenientes en el litoral argentino, en la primera mitad del siglo XX.

Evidentemente, el Gobierno nacional busca reinstaurar ese esquema económico. Una clara muestra de ello es cómo está ahogando a los pequeños y medianos productores de Misiones, que apenas cobran $ 1,7 por kilo de yerba sin procesar, cuando en las góndolas de los supermercados se está vendiendo el producto a un precio 1.500% superior. Esto se da en un contexto donde las grandes ganancias se las quedan las empresas monopólicas que controlan los sistemas de distribución y comercialización.

Pero el Gobierno sólo opta por apretar el eslabón más débil de la cadena, queriendo que los productores paguen el IVA. Es decir, buscan que desaparezcan para abrirles el camino, tal como sucedió con la soja, a los denominados pooles de inversión constituidos por fondos buitres, que se quedan con grandes extensiones de tierra mediante contratos de arrendamiento a diez años y generan escasos puestos de trabajo.

Una cuestión no menor es la especulación de varios hipermercados mayoristas. A este diario llegaron numerosas denuncias con respecto a que la firma “Nini”, ubicada en la avenida 520 de nuestra ciudad, tendría almacenadas grandes cantidades de paquetes de yerba para salir a venderlos recién cuando haya un precio superior. Todo indica que el inefable secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es un incapaz o es cómplice de este tipo de maniobras especulativas realizadas por empresas que controlan importantes porciones del mercado.

Todo este cúmulo de factores llevará, indefectiblemente, a que la yerba mate, producto esencial en la mesa de los argentinos de todas las clases sociales, se vuelva inaccesible para los sectores más humildes, una suerte de bien de lujo. Situaciones similares se generaron en otras áreas claves de la actividad agropecuaria. Por eso, un país que alguna vez se jactó de ser el granero del mundo prácticamente se quedó sin vacas. Y hasta Uruguay, que tiene una superficie menor que la provincia de Buenos Aires, tiene mayor stock ganadero que nosotros. Esto fue producto de las políticas desacertadas, que llevaron a que los productores tuvieran que enviar los vientres al matadero, al no tener garantizada una rentabilidad mínima. Las ganancias se las quedan otros eslabones de la cadena, como el puñado de frigoríficos amigos de los K que se benefician con los cupos de la cuota Hilton que se distribuyen discrecionalmente.

También influyó el continuo avance de la soja que, más allá de las rencillas del kirchnerismo con la dirigencia rural por la resolución 125, nunca dejó de ser estimulado por el Gobierno nacional, ya que le significa importantes ingresos en concepto de retenciones, y más en momentos de cotización récord (ver página 4). La importante demanda internacional está llevando a que la soja se esté convirtiendo en un monocultivo en varias zonas del país, ganándoles terreno a otras actividades agrícolas y pecuarias. Se trata de una situación muy peligrosa, ya que esta oleaginosa destruye muchos de los nutrientes del suelo y no favorece la rotación de cultivos. Grandes extensiones de tierra de nuestro país podrían quedar inutilizables.

Comments

comments