Se trata de Hernán Lamberti. Increparon a su esposa y su pequeña hija, por eso decidieron radicarse en Buenos Aires. Hay preocupación en la dirigencia del club.

Los malos resultados de Sportivo Desamparados desataron una ola de violencia en el club y reiteradas amenazas a sus jugadores. Semanas atrás, fue David Drocco y ahora le tocó al capitán del equipo Hernán Lamberti.

Según confirmó el presidente del club, Ricardo Salvá, a DIARIO DE CUYO ONLINE, dos personas a bordo de una moto siguieron a la mujer del jugador cuando salió de su domicilio particular y la amenazaron al parar en un semáforo. “La amenaza fue bastante ´picante´ y por eso decidió volverse a Buenos Aires con su familia, calculo que ya la próxima semana se van. Hernán manifestó su intención de que se lo cambie de domicilio y es lo que haremos”, expresó.

Salvá aseguró que hay preocupación en el club y que se está trabajando para contener a los jugadores y sus familias. “Hacemos lo que podemos, pero hasta acá se nos está haciendo difícil. Esta tarde hablaremos con otros jugadores sobre este tema”, agregó.

Comments

comments