Ana Mato

  • La ministra de Sanidad asegura que «no va a quedar nadie desatendido».
  • Ana Mato dice que se pretende acabar con los «abusos» y equipararnos a otros países europeos, donde la sanidad «funciona de esa manera y no pasa nada».
  • Respecto a la posibilidad de que algunas comunidades no apliquen las medidas, Mato ha recordado que «si alguien no cumple la ley habrá que obligarla».

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualad, Ana Mato, ha asegurado que los inmigrantes irregulares podrán recibir asistencia sanitaria en atención primaria a través de los convenios que firmen las comunidades autónomas con las asociaciones y organizaciones que apoyan y atienden a este colectivo.

Así está previsto, ha aclarado, «en el marco del desarrollo reglamentario», insistiendo en que «no va a quedar nadie desatendido en España», tampoco los inmigrantes en situación irregular infectados por el VIH o enfermos de cáncer, que tendrán esa asistencia sanitaria «cubierta».

La ministra ha dicho que la Ley General de Sanidad sigue vigente «al cien por cien», lo que garantiza una sanidad «universal, gratuita y de calidad».

El pasado mes de abril, Mato anunció que, según el Real Decreto aprobado por el Gobierno sobre medidas para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, los inmigrantes irregulares se quedarían sin tarjeta sanitaria el próximo 31 de agosto, aunque estuvieran empadronados.

Así, se modificará la Ley de Extranjería y se exigirá a los extranjeros los mismos requisitos que para los españoles, pero seguirán teniendo acceso a las urgencias y, especialmente, los menores y las embarazadas seguirán teniendo cobertura completa.

«No hay un cambio de modelo»

Mato ha reiterado este miércoles en una entrevista en RNE que la decisión forma parte de una medida encaminada a acabar con los «abusos» y nos equipara con otros países europeos, donde la sanidad «funciona de esa manera y no pasa nada». Con esta medida el Gobierno pretende ahorrar 1,500 millones de euros.

La ministra ha dicho que el Real Decreto Ley ha sido un avance «importante» para garantizar la viabilidad de la sanidad y que, en contra de lo que se afirma desde diversos sectores, «no hay un cambio de modelo» con la nuevas medidas, sino un si sistema sanitario más «eficiente».

Dentro de los recortes que incluye la norma está el pago de parte de las prótesis, los productos dietéticos e incluso el transporte sanitario no urgente, ya que se consideran «servicios accesorios» sujetos a aportación por parte del usuario. No obstante, Mato explica que «ninguna persona mayor que necesite transporte para ir al médico va a dejar de tenerlo».

La ministra ha incidido también en que nadie que necesite una ambulancia para acudir, por ejemplo, a diálisis va a tener que pagar este servicio y ha señalado que la medida «en ningún caso va a causar ningún perjuicio».

La ministra ha rechazado, por otra parte, la posibilidad de establecer en un futuro un copago por consulta o noche de hospitalización y ha afirmado que «la reforma es la que es».

Respecto a la posibilidad de que algunas comunidades no apliquen las medidas de ajuste,Mato ha recordado que las normas estatales tienen que cumplirse y «si alguien no cumple la ley habrá que obligarla», para lo cual están los tribunales.

 

CATALANES: garantizarán la atención sanitaria a todos los inmigrantes indocumentados

Inmigrantes.
  • Pese al decreto del Gobierno que prevé que los extranjeros en situación irregular dejen de tener tarjeta sanitaria aunque estén empadronados.
  • La norma estatal puede afectar al tratamiento de enfermedades epidemiológicas.
La Generalitat catalana garantizará la atención sanitaria a los inmigrantes indocumentados, pese al decreto del Gobierno central que prevé que los extranjeros en situación irregular dejen de tener tarjeta sanitaria aunque estén empadronados, al considerar que se trata de una cuestión «ineludible».

«Nosotros, en Cataluña, garantizaremos la salud pública y la atención primaria a todos los inmigrantes. Es ineludible», ha asegurado la secretaria de la Conselleria de Salud de la Generalitat, Roser Fernández, en declaraciones a Rac1.Fernández ha asegurado que existe un movimiento de inmigrantes que se trasladarían a otras comunidades autónomas que no apliquen la medida, algo que considera que es «lo contrario» de lo que se perseguía.

«Nosotros damos prioridad a dar asistencia a todos los que lleguen a Cataluña y también a los ciudadanos que ya están aquí. Es un problema de salud pública básica», ha precisado. A pesar de ello, ha apostado por la vía del diálogo con el Gobierno, y ha apostado porque el anuncio hecho por el Gobierno se concrete por la vía del proyecto de ley y no del real decretro, con el objetivo de introducir enmiendas durante el trámite parlamentario.

Posteriormete a estas declaraciones, y con escaso margen de diferencia, la ministra de Sanidad, Política Social e Igualad, Ana Mato, ha aclarado en otra entrevista que, aquellos inmigrantes en situación irregular infectados por el VIH o enfermos de cáncer, tendrán la asistencia sanitaria «cubierta» a través de convenios entre las comunidades autónomas y organizaciones de apoyo a esta población.

«Está previsto en el marco del desarrollo reglamentario. Todas las CC.AA. tienen previsto hacer convenios con organizaciones que atienden a inmigrantes de manera irregular para que también se les pueda atender en Atención Primaria», por tanto, según ha apuntado en una entrevista en RNE, «no va a quedar nadie desatendido en España».

«Muy difícil de aplicar»

Podemos perder el control de la llegada de las enfermedades, como la tuberculosisTambién en declaraciones a Rac1, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) y del consejo asesor sanitario del Govern, Miquel Vilardell, ha considerado que la no atención a los indocumentados «es muy difícil de aplicar». Vilardell ha precisado que los médicos siempre atenderán a un enfermo, más si se trata de un problema de salud agudo, y ha señalado entre las lagunas de la idea el tratamiento de lasenfermedades crónicas o epidemiológicas.

«Se tiene que tener un control de la población que llega porque podemos perder el control de la llegada de las enfermedades, como la tuberculosis», ha añadido. «Los médicos resolveremos los problemas sin pedir papeles«, ha justificado, alegando que así consta en su juramento hipocrático.

Comments

comments