El cambio climático sumerge a Islas Maldivas en el Índico. Un ex presidente sugirió un plan para mudarse a India: “Los judíos empezaron comprando tierras en Palestina”. Un golpe de Estado enfrió la idea.
La sumersión de las islas Maldivas en el Índico por el calentamiento global ha llevado a plantear que los habitantes trasladen su Estado a tierra firme, algo que amenaza con sumarse a los embrollos de la comunidad internacional. La posibilidad parece depolítica-ficción aunque no sería la primera vez que la emigración de una población ha conducido a la creación de un Estado en un país habitado por otro pueblo, lo que desató un conflicto de difícil, sino imposible, solución.
“No podemos parar el cambio del clima. Lo que podemos es comprar tierra. Al fin y al cabo, los judíos empezaron comprando tierra en Palestina“, apuntó el primer presidente democrático de las Maldivas, Mohamed Nasheed, cuando aún era electo, antes de asumir el cargo.
La declaración data de 2008, y Nasheed fue descabalgado por un golpe militar el pasado febrero sin haber puesto en marcha el proyecto, pero hay expertos para quienesla idea conserva actualidad, ante la inmersión sin remedio de las islas en el océano. Ese es el caso de la académica Cleo Paskal, autora del libro Global Warning (Advertencia Global), que propone algunas soluciones para afrontar los no pocos problemas que implicaría “la recolocación” de los más de 400.000 maldivos en un nuevo hogar.
“Si el país de acogida fuera la vecina India -de donde eran los antepasados de los actuales habitantes de las Maldivas-, un modelo podría ser la entrega del espacio a cambio de la cesión de las aguas jurisdiccionales que ahora pertenecen al archipiélago”, dice.
“Otra opción sería una forma de soberanía compartida con lo que podría ser una especie de Gobierno (maldivo) en el exilio”, añade Paskal, tratadista de Geopolítica y adscrita, entre otros centros docentes, a las universidades indias de Manipal y Kochi. La especialista subrayó a EFE que, en cualquier caso, la evacuación debería ser un proceso “gradual, no masivo”.
Compuesto por 2.000 islas, de las que sólo el diez por ciento están habitadas, el archipiélago de las Maldivas es un paradigma de los efectos del calentamiento globalpor tratarse del país más bajo del mundo; de promedio, se eleva metro y medio sobre las aguas del Indico.
Pero hay otros, en su mayoría islas del Pacífico, entre las que destaca Tuvalu -que con unos 12.000 habitantes es el país menos poblado del planeta-, que se enfrentan a un peligro similar y cuya situación también plantea interrogantes sin respuesta. “¿Qué pasará con esos países cuando pierdan su territorio? ¿Continuarán existiendo como estados en otro sitio? ¿Pertenecerán a Naciones Unidas? ¿Qué pasará con su población? ¿Adónde irá? ¿Qué pasará con sus aguas jurisdiccionales?”, se preguntó Paskal.
La académica recordó que pese a su escasa población, los países amenazados por la subida del nivel de los océanos debido el deshielo de los polos tienen derecho a voto en la Asamblea General de la ONU, una circunstancia a la que pueden recurrir en términos de trueque.
Hay otras islas que ya han desaparecido, y con ellas el problema que suscitaban pese a que no fueran un país ni estuvieran habitadas, como New Moore, en el Golfo de Bengala y que se disputaban la India y Bangla Desh, hasta que en el último lustro la engullera el mar. Isla Bermeja es un caso aparte; por siglos apareció en los mapas del Golfo de México pero no se sabe de ella más que por la cartografía.
Tras varias expediciones con barcos y aviones a la zona donde presuntamente se situaba, el Gobierno de México acabó por certificar en 2009 que no había rastro de la Bermeja, con lo que se esfumaba la reclamación mexicana sobre las aguas jurisdiccionales de la isla. El lecho de esas aguas es rico en yacimientos petrolíferosque eran apetecidos por empresas norteamericanas, por lo que entre las múltiples versiones que circularon sobre la no existencia de la Bermeja figuró la de que había sido dinamitada por la CIA.

El rumor no apagó una cacofonía de voces para explicar el misterio, desde las que aseguraban que la ínsula había sido una víctima más del cambio climático a las que resonaban de antiguo e indicaban que la Bermeja había sido siempre una “isla fantasma”. Esto es, que nunca existió.

Comments

comments