DRAMÁTICO CASO EN RODEO DE LA CRUZ

La víctima, quien hoy tiene 20 años, acusó a la esposa de su padre de someterlo varias veces con acceso carnal. La Justicia confirmó los abusos. La mujer está embarazada.
Imagen ilustrativa.
Por: EXEQUIEL FERREYRA Y HERNÁN ADROVER redaccion@elsoldiario.com.ar
Los investigadores policiales y judiciales no se apresuraron. Esperaron el momento justo para realizar la detención, después de la denuncia de la víctima, un joven que hoy tiene 20 años. La misma se hizo efectiva el lunes por la mañana y participaron efectivos de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual. El chico no se apresuró y, al cumplir los 18, cuando ya estaba en condiciones legales de hacerlo, se dirigió firme y convencido hasta la dependencia judicial- policial y hacer una presentación contra la esposa de su padre, es decir, la madrastra.

Grande fue la sorpresa de los pesquisas cuando el joven denunciante describió que era sometido sexualmente por la mujer que hoy tiene 37 años y de quien se reserva su identidad por tratarse de un delito de instancia privada. La fémina está embarazada y se va a investigar si el hijo es del chico abusado o de su marido y padre de la víctima. La Justicia, después de recibir la denuncia, ordenó y realizó una serie de pericias antes de ordenar la captura de la sospechosa. Una vez que se confirmaron los abusos en instrucción, se ordenó que fueran tras ella para poner tras las rejas.

El joven sostuvo en su declaración que los abusos ocurrieron cuando su padre se iba al trabajo y en la morada donde vivía la familia. Agregó que fueron entre el 2004 y 2005, cuando tenía 12 años.

Así fue que, por decisión del fiscal de Instrucción Juan Manuel Bancalari, una comisión de policías de la división que dirige Silvana Troncoso fue hasta la manzana J de un barrio de Rodeo de la Cruz –se reserva el nombre del complejo por pedido de los investigadores–, donde vivía la mujer con su hijo de 6 años, el marido y el hijo de este y denunciante.

Fue comunicada de los motivos de la detención y llevada hasta la Oficina Fiscal Nº8. Allí le notificaron de la calificación que recayó sobre ella, abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia (ver aparte), y quedó detenida algunas horas. Al atravesar el sexto mes de embarazo, se ordenó la detención domiciliaria. Lo que no trascendió es si el denunciante iba a seguir viviendo allí después de la captura de su madrastra.

Más allá de la situación procesal de la mujer, pocas veces trascendió una historia similar que tenga como protagonista a un chico como víctima de abuso sexual agravado. Además, lo que llamó la atención es que el padre del denunciante se mostró “sorprendido y descontento” durante el operativo de detención, ya que nunca había hablado con su hijo y desconocía lo que estaba sucediendo en su hogar. En cambio, la mujer evidenció “despreocupación mientras era detenida, como que ya sabía por qué la policía se la llevaba”, explicaron desde la Justicia. Y agregaron que la imputada, ama de casa, comenzó a abusar sexualmente del chico cuando ella tenía 29 años. Y agregaron que lo obligaba a que la penetrara vía vaginal y anal.

“Los abusos sexuales ocurrieron varias veces y se comprobaron a través de pericias psicológicas y físicas a la víctima”, finalizaron las fuentes.

ACUSACIÓN FISCAL Y PRISIÓN EN EL HOGAR

La imputación que impuso el fiscal contra la mujer, quien obtuvo la prisión domiciliaria, está tipificada en el artículo 119 del Código Penal. Será reprimido con reclusión o prisión de 6 meses a 4 años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo cuando esta fuera menor de 13 años o cuando mediare relación de dependencia. La pena será de 6 a 15 años de reclusión cuando, según el primer párrafo, hubiere acceso carnal por cualquier vía. La pena se agrava y es de 8 a 20 años si el hecho fuere cometido por ascendiente, descendiente, afín en línea recta, hermano, tutor, curador, ministro de algún culto, encargado de la educación o de la guarda”.

Comments

comments